domingo, 9 de octubre de 2016

Camera Silens biografía



Camera Silens nacen en la localidad francesa de Burdeos en el año 1981. Sus miembros originales fueron Gilles, bajo y voz, Benoît, guitarra y Philippe batería. El nombre de Camera Silens, cuya traducción del latín sería algo algo así como "cámara del silencio", está tomado de la manera en la que llamaban a las celdas de aislamiento en las que fueron encarcelados los militantes de la Facción del Ejército Rojo (RAF), también conocidos como las Baader-Meinhof. La cercanía de Burdeos con el País Vasco hizo a su vez que algunos de los miembros de Camera Silens escucharan mucho a Kortatu y a La Polla Records, al tiempo que se interesaron mucho también por el conflicto vasco y todo lo que giraba entorno a la lucha armada de ETA. 

A fuerza de realizar trabajos esporádicos, los miembros del grupo lograron hacerse con un mínimo de equipo para tocar, aunque parece ser que no era suficiente y es por ello que trataron de robar un equipo entero de sonido. Les pillaron y acabaron con sus huesos entre rejas. Por entonces, los componentes de la banda estaban ya muy metidos en la "mala vida" y las drogas. Las primeras composiciones de los Camera Silens estaban influenciadas por grupos como Sham 69, Damned, Uk Subs, Angelic Upstarts, Dead Boys, o los franceses Oberkampf y La Souris Déglinguée. A finales de año ganarán un concurso para bandas noveles gracias a que los que de verdad quedaron primeros, los Noir Desir, renunciaron al premio. Es en esta época también cuando se estrenan en directo ante la presencia de un buen y nutrido contingente de punks y skins que a partir de ese momento comenzarán a seguirlos allá por donde toquen. Es entonces cuando los Camera Silens deciden fichar a Didier como roadie, mecenas y mánager. 

En 1982 el grupo graba una maqueta de 4 temas en un estudio de Toulouse. Pero lo mejor llega cuando un renombrado periodista musical de la época los decide incluir en el programa de televisión Les Enfants du rock dentro de un especial que iban a realizar sobre bandas locales. Camera Silens interpretarán su clásico “Pour la gloire”, el cual se convierte rápidamente en todo un himno. En 1983 Camera Silens abrirán como teloneros en una parte de la gira que los irlandeses The Outcasts realizaron por el país galo. Parecía que todo iba viento en popa pero de repente, el batería Philippe decidió dejar el grupo. Y por si fuera poco, el bajista y vocalista Gilles fue encarcelado por robo (parece ser que estaba muy enganchado a las drogas). Aun todo, Benoît continuó con la banda tras la incorporación de Nicolas a las baquetas, de Eric (ex Eject) al bajo y de Jean-Marc Gouaux como nuevo mánager. Fue con esta nueva formación cuando los Camera Silens realizarán una memorable actuación dentro de un festival llamado Boulevard du Rock. 



Ese mismo año 1983, el sello discográfico de Orleans Chaos Productions propondrá al grupo aparecer en el primer volumen del recopilatorio Chaos en France. Camera Silens aportarán el “Pour la glorie”, precisamente la canción que abría el disco y con diferencia, una de las mejores de todo el compilado. Tras cumplir siete meses en prisión, Gilles volvió al grupo en mayo de 1984. Al estar el puesto de bajista ya cubierto por Eric, Gilles pasó a ocuparse exclusivamente de las voces. Fue en esos tiempos también cuando se incorporó a la banda un nuevo batería llamado Bruno (ex Brigades de Burdeos, no confundir con los parisinos). Camera Silens participarían en el segundo volumen del Chaos en France con el tema “Semaine rouge”, mientras que el “Réalité” aparecería en otra compilación inglesa que salió de la mano de Xcentric Noise Tapes, el sello de las Poison Girls

Mientras tanto, los conciertos se van sucediendo y la popularidad del grupo no cesa de aumentar. Camera Silens llegaron a compartir escenario con bandas como Conflict, sus amados La Souris Déglinguée o incluso los Decibelios. A su vez, se ve que llegaron a coincidir en algún concierto con los nazis de Brutal Combat, motivo por el cual recibieron muchas críticas. Benoït manifestaría en una entrevista que por la época en que tocaron con ellos aún no tenían postulados racistas, y que cuando supieron de su ideología más tarde, cortaron toda relación. Y hablando de chusma, Camera Silens fue uno de los grupos que participó en el mítico Chaos Festival de Orleans el 20 de octubre de 1984. Junto a ellos también estuvieron Sub Kids, Kidnap, Collabos, Reich Orgasm, Komintern Sect y los Trotskids. Este festival se hizo bastante “famoso” por los episodios de violencia protagonizados tanto por los motoras que se ocupaban de la seguridad del evento, como por los numerosos boneheads nazis que acudieron y boicotearon a algunas de las bandas que actuaron (los Kidnap por ejemplo no pudieron terminar su actuación). 

Tras la buena recepción que estaba obteniendo el grupo, llegaba la hora de grabar el que sería su primer LP. De nuevo Chaos Productions se ofrecieron a editarles el disco, pero al final, por desavenencias entre la banda y la compañía acerca del dinero a percibir, Réalité salió finalmente sin sello en marzo de 1985 (7 meses después de su grabación). La compañía New Rose fue quien se ocupó de su distribución. Réalité es un excelente álbum que se convirtió rápidamente en un referente dentro del punk-Oi francés. Señalar que el corte que da título al álbum trata sobre la droga. A finales de 1985 Camera Silens meterían a su vez la canción “Identité” en el recopilatorio Les heros du peuple sont immortels (Gougnaf Movement, 1985). 

En 1986 Gilles se vio obligado a abandonar de nuevo no solo el grupo sino también el país debido a problemas con la justicia (le buscaban por su participación en un atraco a una central de una compañía de seguridad, ver nota con toda la historia al final del texto). Camera Silens reflexionaron sobre si seguir o dejarlo, pero al final decidieron continuar, eso sí, replanteándose por completo la línea musical de la banda. Camera Silens se encontraban cansados del punk y del estancamiento que provocaba tocar siempre en el circuito alternativo, por lo que dieron un giro musical a su estilo e incorporaron a un saxofonista, François, y a un corista, Manu, en la formación. 



En esta nueva etapa en la que por momentos dudaron si cambiarse el nombre, Camera Silens se impregnó de influencias de la música jamaicana y negra tales como el reggae, el ska, el soul o el rythm’n’blues. Es entonces cuando Alain entraría como nuevo batería y cuando editarían otra maqueta con tres temas. En diciembre de 1986, Camera Silens romperán públicamente con todas las controversias acerca de su situación en un programa de la televisión francesa. Dichas controversias estaban relacionadas por una parte con la mala vida y el abuso de las drogas y el alcohol, y por la otra, venía por la imagen violenta que transmitía por entonces el movimiento skinhead, ya que por aquellos tiempos tristemente se encontraba plagado de nazis. En dicho programa los Camera Silens se reafirmarían en su antiracismo, aunque ciertamente no les hacía falta, pues en esta segunda etapa del grupo tendrían algún componente negro en la formación. 

En 1987 la banda se autoproduciría un single con las canciones “Comme hier” y “Une nuit”. “Comme hier”, con un estilo bastante similar al del grupo inglés Redskins, la llegaron a tocar en directo en un programa musical de la televisión gala. En julio de ese mismo año saldría la obra póstuma de la banda, el mini-LP Rien qu’en trainant (también autoeditado), en donde destaca una canción como “Espoirs déçus”, donde hablaban de la Guerra Civil Española (en Burdeos hubo una comunidad bastante grande de refugiados españoles de la guerra civil). Pese a ser un trabajo de mucha calidad en el que las influencias de los Clash y los Redskins se dejan oír por doquier, parece ser que dividió a sus incondicionales. Ello, sumado a la falta de motivación que tenían los nuevos componentes por el pasado de la banda, llevó a Benoît a terminar aburriéndose en los directos y es por ello que decidió terminar con el grupo. 

Camera Silens actuó por última vez el 18 de junio de 1988 dentro del festival Musiques en Couleurs de Burdeos, el cual se hizo en apoyo a una asociación que ayudaba a trabajadores/as inmigrantes. Tras la disolución, el guitarra Benoît se acabó instalando en París, donde montó un estudio y un sello llamado Sirène Productions. Por su parte, Bruno y Eric formaron primero Whodunit y después los Mush, con quienes llegaron a editar diferentes trabajos. El mánager Jean-Marc se ocupó durante los 90 de los Noir Desir, una de las bandas de rock más populares de Francia. El grupo se reunió nuevamente en un estudio en el año 2000 y grabó 4 nuevos temas que aparecieron en algunas de las reediciones de sus antiguos trabajos, aunque no hubo aparición alguna en los escenarios. Gilles parece ser que murió al igual que Didier, quien fuera su primer mánager.

- Página web en Euthanasie Records
- Dossier Camera Silens en PDF
- Facebook (no sé si es oficial).


Nota sobre Gilles. He decidido ampliar la información acerca del atraco por el que Gilles estuvo en busca y captura porque la historia me ha parecido sumamente interesante. Como veréis, hubo ex militantes de los Comandos Autónomos Anticapitalistas implicados en el asunto y algunas de las detenciones se realizaron en el estado. 

El atraco a la central de la compañía Brinks se produjo en Toulouse el 27 de abril de 1988. El botín “incautado” rondó los 13 millones de francos, casi dos millones de euros al cambio de hoy. Según las crónicas periodísticas de la época, el golpe fue de la siguiente manera: en el día de autos, dos encapuchados secuestraron a un trabajador de la compañía en su domicilio particular mientras otros miembros del grupo, disfrazados de policías, interceptaban a otro trabajador. Ambos rehenes fueron interrogados y utilizados como cebo para adentrarse en la central de la compañía e inutilizar así los sistemas de seguridad de la empresa. Una vez reducidos todos los trabajadores que estaban en su interior, los ladrones vaciaron las arcas y huyeron a las 8 de la mañana dejando maniatados a todos los rehenes. 

ABC 7/9/1988

Las primeras detenciones no se produjeron hasta finales de agosto, siendo una de ellas la del ex miembro de los Comandos Autónomos Anticapitalistas José Gómez Martín, alias "Iñaki", de 31 años, quien fue arrestado tras un tiroteo ocurrido en un peaje de la localidad de Lalande. Fuentes policiales señalaban a Martín como uno de los cerebros del atraco. Hasta dos integrantes del grupo fueron detenidos en el estado español. Uno de ellos, Didier Bachere, fue capturado en la localidad barcelonesa de Cànoves (tanto el titular del ABC como el del enlace a la hemeroteca de El País son totalmente tendenciosos y falsos ya que los ponen a tod@s como "ex-Etarras" y únicamente Martín era ex CAA. No obstante, sí que es cierto que muchos atracadores de aquellos años venían de militar en alguna organización anarquista o comunista). El segundo, Philippe Rose, caería un año más tarde también en el estado aunque no he podido averiguar en qué localidad concretamente lo pillaron. Los restantes miembros fueron detenidos en diferentes partes de Francia y Luxemburgo. Pese a los arrestos, la prolongación de la prisión preventiva sin juicio alguno, hizo que fueran puestos en libertad tres años más tarde. Según la misma noticia, el juicio por el atraco finalmente fue en 2004, aunque al menos tres de los miembros del grupo por entonces ya habían fallecido (uno de ellos fue precisamente José Gómez Martín, quien murió en 1992). Aun sin saber a ciencia cierta la causa de dichas muertes, por lo leído, muchos de los miembros del grupo andaban metidos en la droga, como el propio Gilles. Acerca del botín robado, decir que únicamente se recuperó una ínfima parte de lo substraído…

La Vanguardia 7/9/1988

Por lo que respecta al cantante de los Camera Silens, Gilles Bertin, curiosamente él fue el único miembro del grupo de asaltantes que nunca fue detenido, por lo que desde entonces estuvo en busca y captura por la Interpol. Según las noticias, su rastro se perdió en Barcelona en 1988, aunque en una entrevista publicada a la persona de Benoît en el fanzine Une Vie Pour Rien? en febrero de 2007, éste apuntaba como posible destino final de Gilles Argentina. El devenir de Gilles es ciertamente una incógnita. En la biografía que sobre el grupo aparece en el dossier de prensa que hace un tiempo salió, apuntan que falleció pero sin dar más detalles del cómo, del dónde y del cuándo. A su vez, en 2003 salió reeditado en formato CD por Euthanasie Records el álbum Rien qu’en trainant y en la contraportada del disco, se podía leer la siguiente dedicatoria: “Para Gilles y Didier”, lo que da a entender que, efectivamente, ya había muerto por entonces (o al igual lo dicen para protegerle y el tipo anda por el Caribe o el Brasil disfrutando de la vida). De hecho, a efectos “legales”, creo que Gilles aún está vivo para la justicia, pues así lo demuestra esta sentencia del caso Brinks que data del año 2007 y en el que señalan que Gilles es juzgado en ausencia…

¡¡ÚLTIMA HORA!!

Ni muerto, ni en Brasil, ni en el Caribe, Gilles Bertin resiste y vive en Barcelona!! Ve a este enlace para descubrir el devenir del que fuera cantante de los Camera Silens.

2 comentarios:

Marion Cobretti dijo...

Giles lo conoci en Lisboa, tenia una tenda de discos en la Gare de Restauradores y estava libre de drogas.

Adiós Lili Marlen dijo...

Increíble historia!!!