miércoles, 20 de junio de 2018

2ª Crónica 0161 Festival 2018 (17-6-2018)


Aunque la asistencia bajó algo con respecto al sábado, aún estuvo la cosa muy bien el último día del 0161 Antifa Festival de Manchester. De hecho, en palabras de la organización, esta 5ª edición del festi ha sido la mejor y más concurrida de todas. Ya lo he dicho en otras ocasiones, pero uno de los alicientes para mí de este evento es el de poder ver a grupos de fuera de Inglaterra, pues no es muy frecuente ver por estos lares a bandas foráneas que no canten en inglés. Este año además no ha habido en principio tantas cancelaciones como otras veces, aunque los rusos Brigadir no acabaron tocando a pesar de estar anunciados. Una pena. 

Crocodile God

Regicidal

Yendo a las bandas que pude ver ese domingo, empecé mi periplo con los Crocodile God, un grupo que si mal no recuerdo, le daban al hard-core melódico onda americana. Tras ellos llegaron los Regicidal, otro trío que combinaban diferentes estilos en su música. Lo mismo se ponían a toda pastilla, que en plan más reggae o simplemente punk. Old Radio desde Liverpool tocaron a continuación con su habitual mezcla de punk con partes de ska y reggae. Aunque según dijeron no han estado muy activos últimamente con el merchandising y demás, eso no quitó a que se hicieran creo un par de temas nuevos. Durante su concierto se pudo ver por momentos uno de los curiosos castillos humanos que de vez en cuanto el público montan en shows como éste… Yo, por mi estado, no podría haber sido ni siquiera la enxaneta sin antes morirme en el intento. 

Old Radio


Los festivales diy no surgen de la nada. Aparte de la colaboración desinteresada de mucha gente que trabaja para que todo salga adelante y lo mejor posible, es necesario costear todos los gastos. La parte política en un festival como el 0161 es importantísima y esencial, pero al ser un evento musical hay que intentar siempre llevar buenas y comprometidas bandas, pues estas son al fin y al cabo las que van a atraer al público. Y el público claro está son los que más ayudan a un festi como éste a tirar pa’lante. Este año como novedad, la organización vendía por dos libras un interesante fanzine con información de todo el festi y de todos los grupos que tomaban parte en él. A su vez, se hizo una rifa de material diverso (discos, libros, fanzines, camisetas y hasta una tabla de skate). No sé quién fue el afortunad@, pero a mí se me derritieron todos los números que compré en el pantalón… 


Spanner

Los londinenses Spanner trajeron de nuevo la fiesta y el compromiso al escenario del centro irlandés. Estuvo muy movidita y animada su actuación, aunque algunos cambios de ritmo que se hacen me descolocan un poco, la verdad. Como anécdota, señalar que en plan de broma al final escogieron al mejor “pogueador/ra” de la velada. El premio estaba cantado y se lo llevó un pelado del que no sé mucho, pero que siempre aparecía bailando con su peculiar estilo en cada concierto estuviera llena o vacía la pista. Un 10 para él porque lo vivía de verdad. L@s que estuvisteis seguro que sabéis a quién me refiero. 

Burning Flag

Rozpor


Con Burning Flag y su potente hard-core punk con vocalista femenina volvió la rabia al escenario del festi. Estuvieron muy interesantes y son otros más que van directos a mi lista de “pendientes de oír”. Tras ellos, llegaban los Rozpor, quienes hicieron hincapié riéndose en que eran eslovacos y no eslovenos (me imagino que la peña los suele confundir jajaja). Por lo visto en sus fotos y videos, son bastante conocidos en su tierra. Esto lo digo porque el guitarra, que era el que mejor se expresaba en inglés, dijo algo así como que “había que dejar de ser un guetto (punk) y salir fuera a buscar nuevos retos”, lo que me sonó a “estás justificando pasarte al circuito comercial”. Jajaja, es broma, pero ya sabemos cómo son algún@s en la escena y cómo te crucifican rápido (de hecho, los mismos Stage Bottles recibieron críticas en su día por tocar en determinados festivales considerados por estos que digo demasiado comerciales). Bueno, volviendo a la actuación de los Rozpor, me parecieron muy buenos y eso que estaba un poco indeciso con ellos pues me habían comentado que eran un poco metal… Ciertamente, cuando vi la guitarra en forma de flecha que se gastaba el guitarrista me acojoné, pero no, estuvieron brutales y muy potentes pero sin ser muy metálicos. Ellos fueron los que me sonaron más profesionales de todos los grupos que pasaron por el festi los dos días que estuve. Cantar en su idioma quizá fue un hándicap para algún@s, pero no para mí, porque lo que importa es el sentimiento! Rozpor terminaron con una canción antifascista y dejaron muy alto el pabellón de bandas eslovenas, perdón, eslovacas ;-). 


The Bois

Llegaba ya la recta final del festival con los dos cabezas de cartel más importantes de la jornada. Los primeros eran los The Bois desde Singapur. En 2015 ya actuaron en el festival precisamente antes de los Oi Polloi también. El asunto es que en esta ocasión vinieron como trío (sin cantante), y repasando las fotos de hace tres años, no sé si el batería es el mismo aún o no, pero el guitarra fijo que era nuevo, por lo que me da a pensar que el único miembro que quedaba original era el bajista cachas. Aunque las voces se las repartieron entre los tres, pienso que les faltó algo de fuerza esa noche en Manchester. No sé si estaban cansados o qué, pero estuvieron algo sosos y fallones ( la guitarra por ejemplo no se paraba de acoplar y no lo arreglaban). Parecía que con las versiones la cosa iba a animarse un poco, pero el “Do Nothing” de los Specials les salió un churro debido a los fallos que tuvieron. El momento álgido vino con los dos últimos temas, que fueron el “SHARP Anthem” y el que nunca falla, el “Antifa Hooligans” de Los Fastidios. No sé si los italianos tienen registrada dicha canción, pero si recibieran sus royalties correspondientes cada vez que alguien la versionea, creo que se podrían retirar de trabajar, porque se ha convertido en un jodido himno mundial!!! 

Oi Polloi


El colofón de este 5º 0161 Festival vino de la mano de los escoceses Oi Polloi. Les tenía muchas ganas pese a estar petado por los cuatro costados, pero lo que pasó fue que vinieron sin bajista. Según dijo el Deek, la novia del bajo estaba en el hospital por un asunto serio y por tal motivo esa noche vinieron como trío (voz, guitarra y batería). Así pues, los Oi Polloi me sonaron un poco como cuando vas a ver ensayar a un grupo de colegas a su local. Pero eso no quita a que acabara disfrutando con ellos y que se formara un buen y brutal pogo durante su actuación. El cantante Deek hizo las mismas bromas y comentarios de siempre. Ya lo he dicho otras veces, pero los Oi Polloi, pese a ser muy políticos y sonar muy de mala leche, se gastan mucho cachondeo con la audiencia en sus conciertos entre canción y canción. Su repertorio fue más o menos el que les he visto hacer también últimamente, por lo que la única pega que les pondré es que toquen por ejemplo un tema como “No!” que es prácticamente instrumental aparte de gritar lo de “noooooo”, y que se dejen fuera temazos de la talla del “Pig For Slaughter” o el “Skinheads Of Tomorrow”. Si mal no recuerdo, las tres últimas canciones que se hicieron fueron el “Let The Boots Do The Talking”, “Don’t Burn The Witch” y, como no podía ser de otra manera, el “Bash The Fash” para finalizar, recordando como siempre hacen que el antifascismo no solo se trata de ostiar a los nazis, sino que hay diferentes maneras, formas y métodos para combatirlo. 


En definitiva, muy buena esta 5ª edición del 0161 Antifa Festival de Manchester, espero que la próxima esté a la altura y que continúen trayendo grupos de todos los estilos y procedencias (espero que siga habiendo alguna banda del estado). Podría ser un buen momento para hacer las paces con la Banda Bassotti, pues sería la ostia que tocaran el año que viene… Para terminar, un saludo por supuesto a toda la gente con la que traté. AFA.

martes, 19 de junio de 2018

1ª Crónica 0161 Festival 2018 (16-6-2018)




El cartel de esta 5ª edición del 0161 Antifa Festival de Manchester era sumamente interesante y eso se reflejó enseguida viendo la buena entrada de público que hubo con respecto al año pasado. El programa no era meramente musical y empezó ya el jueves con una ruta a pié por diferentes lugares históricos de la ciudad que estaban conectados con la lucha obrera, el feminismo, el antifascismo y, en definitiva, con todo el activismo político de izquierdas de Manchester. No pude ir porque trabajaba, pero conozco algunos sitios de otras veces que he ido a la ciudad y que son muy recomendables de visitar, como por ejemplo, el People’s Museum o Museo de la Democracia (la entrada es gratuita). 

People's Museum Manchester


Al realizarse el evento en un pub irlandés, para esta edición la organización decidió dedicar el primer día del festival a la música celta. No pude asistir tampoco ese viernes por no poder cambiar el turno en el curro, pero por lo que me explicó la gente a la que pregunté, la velada estuvo francamente bien. No ese día sino el domingo, se pudo ver a un cura en el pafeto contiguo a la sala de conciertos. No sé si fue a ver el fútbol o a tomarse simplemente una pinta, pero fue curioso verlo pasar entre medio de toda la gente del festi que se solía congregar fuera para charlar, fumar o tomar el aire. 


Vamos ya con las bandas que pude ver el sábado. A los primeros que vi fue a los anarco-punks de Cress. No los conocía de nada y he de decir que me sorprendieron muy gratamente. Se formaron en la segunda mitad de los 90 y cuentan con la particularidad de tener una caja de ritmos en lugar de la tradicional batería. Así pues, su música sonó a un punk-industrial muy potente y guapo, que además estuvo amenizado por los impactantes videos que iban poniendo en la pantalla que pusieron detrás del escenario. Buen descubrimiento e interesad@s en pegarles una escucha, aquí tenéis su Bandcamp. Veréis que no les hice ninguna foto ya que temía que me dieran el toque como en pasadas ediciones. Pero no, este año se relajaron bastante con el tema y siempre que apuntaras a los grupos y no al público, no había problema, por lo que con la siguiente banda ya empecé a tomar fotos de pésima calidad con el móvil (no todas son mías, algunas las he conseguido en la red) . 


Habemus...

...Papam



El ambiente del 0161 Festival fue muy bueno como siempre, con gente de medio mundo congregada con la que podías hablar e intercambiar pareceres a lo largo de los días que duraba el evento. Eso sí, este año, al menos el sábado, aparte claro de los ingleses, los vascos ganaron por goleada. Y es que tras un par de ediciones sin representantes del estado en el festival, los Habemus Papam de Bilbao iban a tocar este año, por lo que hubo un gran contingente vasco presente. Así pues, tenía gran expectación por verlos aunque reconozco que apenas los había escuchado. Hay que decir que arrasaron sobre el escenario y que toda la gente disfrutó mucho con ellos. Habemus Papam facturan un street punk onda Non Servium o similares y, como no podía ser de otra manera, estuvieron muy reivindicativos. Gracias a ellos por ejemplo supe del caso de Julen, un chaval que han entalegado por hacer simplemente una pintada de “Gora ETA”, si hubiera puesto “Viva franco” no hubiera pasado nada, por supuesto. Como buenos futboleros que eran, se hicieron el “Antifa Hooligans” de Los Fastidios pero algo más acelerado. Es posible que cayera alguna que otra versión más, pero no estoy muy al día, lo siento. Un tema que me encantó fue el que decía creo en el estribillo “Mátalo” o algo parecido y en el que un skin mexicano les acompañó en los coros. En definitiva, Habemus Papam se lo curraron muy bien y dejaron al público del festival al rojo vivo! 


Hagar The Womb

Hagar The Womb fue la siguiente banda en tomar el escenario en el St. Kentigers Irish Social Club. Es la segunda vez que actúan en el festival y su concierto estuvo en la línea del grupo, esto es, protesta pero con mucho humor e ironía de por medio. No sé si se hicieron nuevas canciones o qué, pero una de las cantantes llevaba algunos folios con me imagino las letras escritas y lo iba ojeando de tanto en tanto. Terminaron con su icónico éxito “Dressed To Kill”. Tras ellos vino un momento realmente emotivo, y es que llegaba la hora en el que se iba a homenajear la figura de Anna Campbell, joven activista que falleció en Rojava el pasado 15 de marzo mientras luchaba en las filas de las milicias kurdas femeninas que defendían Afrín. Hubo diferentes discursos recordando su figura, pero uno en particular fue quizá el más conmovedor, ya que creo que familiares directos o amistades íntimas de Anna la recordaron sin poder evitar por momentos las lágrimas. Anna Campbell, Never Forget!! 



Fatal Blow

La música volvió con los galeses Fatal Blow. Este grupo cuenta con algunos ex componentes de los Oppressed de Rody Moreno, del cual se acordaron esa tarde noche. Pero aunque cayeron algunas versiones de los Oppressed (“Ultraviolence” “AFA Song”…) más otra de los Blitz (“Warriors”), hay que decir que los temas propios que se hicieron sonaron cojonudos. La voz al principio no me terminaba de entrar, pero ya digo que la calidad de sus canciones me acabó atrapando incondicionalmente y para mí descubrirlos esa noche fue una muy grata sorpresa. Si The Oppressed eran más Oi del tipo machacón y con el vozarrón de Rody, el estilo de Fatal Blow es más melódico y pulido, con la guitarra sin mucha distorsión y unos temas como ya digo muy buenos y muy coreables. “Work Together” de los Oppressed fue con la que terminaron y ciertamente me quedé con ganas de más. Le pregunté a uno de ellos si tenían algo grabado y me comentó que el disco estaba en camino, así que habrá que estar muy atent@s a lo que venga en breve… 

Dawn Ray’d


Ahora comentaré algo sobre la siguiente banda que tocó pero que no vi, y es que era imposible ver a todos los grupos pues había que comer, avituallarse, descansar o simplemente cascar un poco fuera. La banda en cuestión se llamaban Dawn Ray’d y hacían Black Metal, motivo por el que pienso que son dignos de mencionar. Primero, porque una vez más queda claro que la protesta en la música no es solo patrimonio del punk; y segundo, porque tengo entendido que la escena de bandas de este estilo está llena de mierda nazi, por lo pienso que es necesario dar toda la difusión posible a este grupo de Black Metal antifascista. Ya lo sabéis, a l@s que os guste este rollo, Dawn Ray’d es vuestra banda. 

Moscow...
  
...Death...
...Brigade (con Olaf)

Tras ellos venía un vendaval llamado Moscow Death Brigade. En 2015 recuerdo que cuando tocaron en el festival levantaron mucha expectación, pero es que ahora en 2018 volvían ya consagrados y con una fama grandísima adquirida merecidamente y por méritos propios. Y es que la propuesta de los MDB no deja indiferente a casi nadie y, lo mejor de todo, une tanto a gente de la escena hip hop, como de la tecno y de la hard core-punk bajo un mismo techo. La puesta en escena es impactante y contagiosa, pues fue muy divertido ver como toda la seguridad llevaban pasamontañas, así como numeroso público también. MDB fueron los que obtuvieron una mejor recepción en todo el festival, su actuación fue muy celebrada y fue una pasada ver como algún@s pogueaban con sus ritmos, mientras que otr@s bailaban como estando en una rave. Pero no todo fue positivo. Una pelea en el tramo final de su concierto deslució un poco la cosa. Por lo que pude ver yo y por lo que luego me contaron, lo que pasó fue que unas chicas quisieron tener un espacio único y exclusivo para ellas en las primeras filas, cosa que personalmente lo encontré bastante estúpido, la verdad. El pogo es el pogo y acotarlo para un grupito de gente es imposible. Si a eso le sumamos que algunos no se lo tomaron a bien y que otros se gastaban un desfase que no veas, el resultado fue una bronca que hizo que se creara una melé de lo menos 25 personas o más junto a los de seguridad y que ésta fuera dando tumbos por un lado de la sala hasta que se apaciguaron los ánimos. En fin, pese a este detalle, Moscow Death Brigade estuvieron inconmesurables!!! 

Stage Bottles

Tras los rusos llegó el turno de los alemanes Stage Bottles. Su cantante Olaf llegó a colaborar en una canción de los MDB tocando el saxo. “Fair Enough” dio el pistoletazo de salida y fue en ese momento en que caí en la cuenta de que iban con un solo guitarrista, por lo que su música esa noche sonó algo “coja”. Pero sin problemas, pues era la vasca quien hacía los coros de los punteos en según qué temas, como por ejemplo, con la grandiosa “Itchy Life”. Se ve que andan con problemas para mantener a los miembros, pues según dijeron, el bajista estaba recién incorporado también y apenas había ensayado una vez el repertorio. Pero nada importaba, el público que aún aguantaba tras el trallazo de actuación de los MDB lo dio todo y no paró de bailar y cantar el torrente de buenas canciones con que cuentan los de Frankfurt. El tiempo corría rápido y es por ello que tuvieron que acortar y modificar el setlist que en un principio llevaban preparado y del que os pongo la foto. “All You Need Is Hate” no la pudieron tocar, mientras que el “Runnin’Riot” de los Cock Sparrer la tocaron antes. Sí, una versión de los Sparrer, por lo que voy a hacer un paréntesis y hablaré ahora de ellos… 

Stage Bottles Setlist

Me encantan Cock Sparrer y es sabido que aún hoy día arrastran cierta chusma en sus conciertos. Por esto quizá algunos antifas les tienen algo de recelo. Cuando reseñé el libro que sobre la historia de la banda escribió el batería (leerla aquí), obvié algunos comentarios que el autor hizo respecto a lo que él llamaba “los dos extremos” que no me gustaron nada, de ahí ese recelo al que me refería antes y que me hace pensar siempre que podrían hacer algo más para evitar a tanto facha en sus bolos. Pero no soy un tiquismiquis y ahí se quedan, sin problema y sin boicots que valgan por mi parte (señalar además que hay una banda escocesa tributo a Cock Sparrer llamada Jock Sparra que precisamente ya actuaron en el festi el pasado año). Los Sparrer han manifestado repetidas veces que odian a los nazis pero que tampoco les gusta la extrema izquierda, es más, los ponen al mismo nivel. Esto se puede leer por ejemplo en esta entrevista en el MaximunRocknroll Fanzine. Pero, ¿qué es entonces la extrema izquierda para ellos? Porque el MRR es bastante de izquierdas, está claro. ¿Stage Bottles son extrema izquierda? Porque de izquierdas son también mucho… Yo creo que nadie lo tiene claro. En fin, me siguen gustando, era simplemente una paja mental que me apetecía soltar y que va a servir de enlace para una anécdota que contó Olaf, cantante de Stage Bottles, sobre lo que le ocurrió una vez en un concierto de los Cock Sparrer en Londres...


Resulta que Olaf estuvo en el “famoso” concierto de los Adicts y Cock Sparrer en el Astoria de Londres en 1994. Este concierto pasó a la historia, según cuentan, por unos disturbios muy graves que provocaron boneheads nazis como respuesta a que el Monkey de los Adicts se despelotó en el escenario (ya sabemos lo "puritanos" que son los nazis con estos asuntos, aunque no con la cocaína). Pues bien, según el Olaf, la gente respondió bien y los bones fueron pateados. Precisamente, él fue uno de los detenidos por ostiar a los nazis, pero lo más increíble para él le ocurrió estando ya metido en el furgón policial con otros arrestados. Resulta que junto a él metieron también a un bonehead y el Olaf le empezó a dar de ostias dentro mismo de la lechera. Increíblemente, un punk de cresta que estaba como ellos detenido, en lugar de arengarlo o ayudarle, le comenzó a llamar “amigo de los negros”, y es que parece ser que era un puto nazi punk. Esta anécdota está recogida en una entrevista al Olaf incluida en el número 7 del fanzine sueco Schizo y que se puede leer completa en inglés en este enlace


Bueno, volviendo y terminando ya con la actuación de los Stage Bottles en el 0161 Antifa Festival, diré que el mejor momento llegó con el temazo “One World, One Crew” seguido del himno “Solidarity”, que como sabéis es una versión de los Angelic Upstarts. Tras ellas vino el colofón a su genial concierto de la mano del “Sometimes Antisocial, Always Antifascist”, buen final y buena declaración de principios. El sábado estaba finiquitado así como la anunciada post-party reggae en un pub cercano, pues nos encontramos chapado el garito cuando llegamos, por lo que no tuvimos más remedio que terminar yendo de parranda por el centro discotequero de Manchester, cosa que nos pasó factura en forma de cansancio al día siguiente…