domingo, 20 de octubre de 2019

Crónica EUKZ Albatàrrec (12-10-2019)


Llegaba el fin de semana del Pilar y tenia dos opciones, la más fácil era ir a ver La Fuga en las fiestas de mi pueblo y la otra, aunque más sacrificada, era ir a Albatàrrec (Lleida) a ver a mis queridísimos EUKZ, que pese a que los habré visto alrededor de una veintena de veces, ahora llevaba aproximadamente casi 3 años sin verlos por distintas circunstancias (incompatibilidad de fehas, atentados Ramblas de Bcn, etc..). 

El lugar del concierto era una carpa al lado del río bastante bien montanda con un parking al lado muy amplio. Llegué y justo a los dos minutos, empezaban los pimeros acordes de El Útimo Ke Zierre con “Olor a muerte”, una canción tranquilita que va muy bien a modo de introducción. Después siguió “Fiesta o Duelo”, una de sus mejores canciones de su anterior disco. La tercera fue una antigua e histórica como es “Yo también puedo ser malo”, y continuó con la primera de su último trabajo, que fue “Empacho de Orfidal”. 


Después vino otra tanda de cuatro canciones, siendo en este caso la última escogida “Sois Fango”, también del último trabajo El Mutante del Barrio Chino, un trabajo que sigue la línea continuista de La rutina del miedo y Cuchillas, que son los anteriores discos. Aunque este nuevo lo encuentro más redondo si cabe, doce canciones, de las cuales me cuesta mucho encontrar cuál es considerada de relleno si es que hay alguna. 

Cabe decir que la asistencia de público fue bastante alta y que en las primeras filas, que es donde yo me situé, se notaba la satisfacción del gran espectáculo que teníamos enfrente nuestro. Destaco igualmente que al llevar unos tres años sin verlos me sorprendió gratamente la actuación, en el sentido que encontré una banda muy bien consolidada, es decir, cada miembro del grupo hace muy bien su trabajo encima de las tablas y no veo que haya ninguno que destaque por encima del resto.

 
Sí que es verdad que desde la última vez que los vi, el guitarrista Tico, que ha sido el último en incorporarse a la banda, lo vi muy suelto y activo tanto dirigiéndose al público entre canción y canción, como en movimientos y actitud encima del escenario. Los temas antiguos en su mayoría los adaptan y modifican un poco respecto a la versión original para que luzcan más en directo, y efectivamente, lo consiguen al 100%, pues todos están mejorados y quedan muy bien arreglados para que en el directo queden mejor y se disfruten más. 

Respecto al set-list, fueron 27 canciones bastante bien elegidas, aunque encontré a faltar por ejemplo la mítica “Soldadito”, que la había escuchado siempre en todos sus conciertos, pero ya me aclaró la banda que hace un tiempo que no la incluyen en el repertorio. Sí que tocaron “Escupiré jodidos”, que es quizás mi canción favorita de siempre, pero es que a continuación sonó “La lluvia y el sol” del nuevo disco, que es un tema genial, tanto en música como en letra, que en directo suena muy potente y que ya lo pongo claramente entre mis preferidas entre todo su extenso repertorio de canciones con las que cuentan desde que se formaron en 1987.


Poco más que decir, al acabar el concierto pude saludarlos y charlar con ellos como suelo hacer habitualmente. Les comuniqué mis ganas de volverlos a ver en alguna sala que es donde se disfruta más de la banda, ya que pueden tocar un repertorio más extenso y la gente que acude es realmente seguidora del grupo, cosa que no sucede en los festivales. Aproveché para preguntar si tenían material nuevo y me dijeron que ya tienen unas cuantas cosas bastante avanzadas y que era cuestión de encontrar un momento donde tuvieran mayor tranquilidad para acabar de pulir los temas y encontrar así fecha para la grabación.

En fin, ya estoy esperando volver a verlos en directo, necesito mi dosis de Eukz cada cierto tiempo, ya que si estoy cerca de 3 años sin verlos como ha sido el caso, el síndrome de abstinencia me pasa factura y me subo por las paredes. Por tanto, espero verlos en muchos conciertos más y si puede ser, que sean tan buenos como éste!!

Germán.

viernes, 18 de octubre de 2019

Campaña de apoyo a Gilles Bertin (Camera Silens)



Castellano 

Conjuntamente con los miembros de Camera Silens, hemos decidido sacar un póster para recaudar fondos en apoyo a Gilles y a su familia debido a los problemas graves de salud por los que está atravesando actualmente. Así, podéis colaborar comprando el póster, el cual ha sido validado e impreso por el grupo en la ciudad francesa de Tours. Pesa 170 gramos y está realizado en papel reciclado (ver foto más arriba). 

El precio es la VOLUNTAD a la que hay que añadir 2,60 € en gastos de envío para pedidos desde fuera de Francia. Para pedirlo, envía el dinero vía Paypal (“Enviar dinero a amigos”) a David. Su email es éste: david.euthanasie@gmail.com. No olvides añadir tu dirección y especifica que es por GILLES! 

Gracias. 


English 

Support poster for Gilles 

With the members of Camera Silens we decided to publish a poster to raise funds to support Gilles and his family following the health concerns of Gilles. You can therefore support it by purchasing this poster validated by the group and printed on 170grs offset recycled paper in Tours. The format is 50/70 (standard ikea frame size or others). 

The price is free to add for shipping 2.60 for shipments outside France. To order it just make a Paypal payment (send money to a friend) to david.euthanasie@gmail.com noting your address and specifying for Gilles

Thank you.

Français 

Avec les membres de Camera Silens nous avons décider d’éditer une affiche pour récolter des fonds pour soutenir Gilles et sa famille suite aux soucis de santé de Gilles

Vous pouvez donc le soutenir en achetant cette affiche validé par le groupe et imprimée sur papier recyclé offset 170 grs à Tours. Le format est de 50/70 (taille cadre standard ikea ou autres). Le prix est libre vous y ajouter pour l’expédition 1,76 (lettre verte) ou 2,16 (lettre suivie) et 2,60 pour les envoies hors de France 

Pour la commander il vous suffit de faire un paypal (envoie d’argent à un ami) à david.euthanasie@gmail.com en notant bien votre adresse et en précisant pour Gilles !!! 

J’aurais les affiches pour la foire aux disques de Tours ainsi qu’à Saint Brieuc, pour le coup elles ne seront pas pliées. 

Merci. 

- Camera Silens: Gilles Bertin

lunes, 14 de octubre de 2019

Crónica La Polla Records Madrid (11-10-2019)


Tras 18 años desde la última vez que los vi, me volvía a reencontrar con la que fue parte importantísima de la banda sonora original de mi (alegre) juventud. Elegí la fecha de Madrid porque fue la única en la que conseguí entrada de pista. Sí, me moví bastante tarde, y es que incauto de mí, nunca pensé que La Polla Records lo petarían tanto y tan rápido… Hace un par de año fui a Londres a ver a Los Fabulosos Cadillacs y me tocó una entrada de palco. Aparte de que el sonido arriba fue una mierda, recuerdo estar sentado y morirme de la envidia viendo abajo a toda la gente botando y bailando como posesos con el directo de los argentinos. Nunca más me dije, y es por ello que como decía, me decanté por Madrid única y exclusivamente porque pude pillar boleto para la pista. 


Tengo un currículum bastante extenso en cuanto a conciertos vistos se refiere y por supuesto que he estado en numerosos festivales multitudinarios, pero puedo asegurar que este concierto de La Polla Records ha sido el evento más grande al que he asistido en el que tocaba una sola banda (más un telonero). Si mal no recuerdo, mi anterior récord lo tenían los Negu Gorriak con la última actuación que dieron en 2001 en el velódromo de Anoeta y los Ramones cuando actuaron en el ya desaparecido Palacio de los deportes de Monjuic (Barcelona) en 1990. Me impresionó ver lo masivo que era el Wizink Center cuando aún estaba medio vacío y con las luces encendidas, pero más me impresionó verlo luego completamente abarrotado con toda la peña coreando a viva voz las canciones de Los Pollos. Impresionante! 


Porque lo mejor del concierto de La Polla Records fue el público. Era imposible que no se te cargaran las pilas viendo el ambientazo que había ya desde el metro mismo hasta los exteriores del recinto. Hasta los músicos callejeros del suburbano tocaban versiones de La Polla Records. Qué flipada! Obviamente no hablé con las 14 o 15 mil personas que se congregaron, pero me sorprendió no dar con ningún madrileño/a hasta bien entrada la noche. Con todo el mundo que hablaba era de fuera de Madrid. Canarios, manchegos, vascos, granadinos… Gente procedente de absolutamente todos los puntos del estado y a su vez, mogollón de latinoamericanos residentes que tampoco se quisieron perder la fiesta. Hubo familias enteras presentes y una mezcla de como mínimo tres generaciones distintas, desde los 18 tacos hasta los 60 y con muchos críos también entre bastidores. 


Pensaba perderme a El Drogas y ahora me alegro de haberlo visto al final, porque lo bordó. Me lo iba a perder porque no estoy muy al tanto de su actual proyecto en solitario y pensaba que no me iba a enterar de mucho (de hecho no sabía ni que cantaba solo, creía que tocaría el bajo como siempre). Pero cuando comenzó su concierto a ritmo de “Okupación” y “En la silla eléctrica”, me di cuenta de que iba a ser una noche especial!! Y es que Enrique Vilareal alternó temas propios con numerosas versiones de Barricada (¿he dicho versiones? Si las escribió él…). Las versiones que de verdad cayeron fueron, si mi memoria no me falla, el “Frío” de los Alarma que ya la hacía cuando Txarrena, y el “Aprieta el gatillo” de los Cicatriz. No sé qué opinarán los seguidores/as de siempre de los Barri, pero a mí me gustó mucho el sonido actualizado de los clásicos del grupo, destacando sobre todo la labor del guitarrista, el cual se salió por los cuatro costados. El Drogas se solidarizó también con los chicos de Altsasu cuando se hizo la de “Barrio conflictivo” y, por lo demás, fue un gustazo escuchar himnos como el “No hay tregua”, “Balas blancas”, “Tentando a la suerte”, “Bahía de Pasaia”, etc, etc. Ah, se me olvidaba, él sonó mucho mejor que La Polla Records


Posiblemente, la única pega que pondré al concierto de los de Agurain fue el sonido, que fue bastante chungo. Pero dio igual, porque le dio un toque más punk si cabe. La Polla Records fueron a por faena desde la primera hasta la última canción. El Evaristo apenas hizo comentarios e incluso ni se despidió. Sonaron crudos y a piñón fijo. No hubo cambios que valga en el repertorio con respecto a los anteriores bolos en Valencia, por lo que todo el mundo sabía a qué atenerse… Con la de “Ellos dicen mierda” se les unió el Carlitos de Non Servium y la verdad que no pegó mucho su tono de voz, pero en fin, pecata minuta con el himno entre los himnos. Más cosas. Han recuperado la introducción del “No somos nada” y en uno de los vídeos que pusieron en los descansos, homenajearon al malogrado Fernandito poniendo una foto suya mientras sonaba de fondo “El conjunto”, del LP de Los Jubilados. Que yo recuerde de tiempos pasados, “Memoria de muerte”, “La justicia” o “Los monos” eran temas que en su día utilizaron para abrir sus actuaciones. Por otra parte, me sorprendió que cayeran tan pronto “Así es la vida” o “Nuestra alegre juventud”, canciones ambas con las que años atrás solían terminar sus conciertos. Al ser el recinto tan grande, el pogo no solo se daba por las primeras filas, sino que se daba a su vez por diferentes partes de la pista. “No somos nada” y la de “Txus” fueron de las más moviditas como era de esperar. Me hubiera gustado un final más… no sé, épico o con alguna de las más conocidas, pero no, los trallazos de “Odio a los partidos” más el “Así casca la vasca” pusieron punto y final a una noche histórica e inolvidable. 


Termino incidiendo de nuevo en el ambiente o, mejor dicho, el ambientazo, pues fue brutal. Era un flipe girarte y ver todo el recinto petado y a toda la gente entregada. A su vez fue una pasada ver a la peña en las gradas levantándose, desfasando, cantando… fue todo tan masivo, que en ocasiones los móviles y los flashes se parecían a las imágenes de un partido de fútbol importante en el momento de un penalti o de un gol. Pero, eh, “Gol en el campo… paz en la tierra”, que no se nos olvide tampoco el mensaje pese a todas las contradicciones de las que paso de hablar ni darle mayores vueltas. Acabaré con dos anécdotas en las que, otra vez, el público fue el protagonista: Cuando terminó El Drogas, much@s nos fuimos al lavabo, donde se formaron grandes colas de espera. Pues bien, fue increíble ver como la gente empezó a cantar el “Ellos dicen mierda” mientras esperaban su turno para mear. La piel de gallina!!! La segunda fue parecida. Al terminar el bolo y ya en la calle, por unos momentos alguien empezó a tararear el “Loooo, lo, lo, lo, lo, lo, lo, loooo” del “Txus”, y acto seguido, todo el mundo empezó a seguirlo. Repito que fue la OSTIA!! 


Larga vida a La Polla Records y a todas las farolas!! Piolines, fuck off!!