miércoles, 7 de agosto de 2019

4ª Crónica Rebellion Festival 2019



Este año la organización del festival destinó un espacio para el recuerdo de toda la gente vinculada al festival o al punk y que fallecieron recientemente. El punk nació hace ahora más de 4 décadas y muchos de sus miembros sabido es que son ya muy puretas. Pero aparte de esto, por medio están además las malditas enfermedades que a tantos y a tantas se están llevando prematuramente por delante. El merecido memorial era bastante simple pero era muy emotivo. Estaba lleno de mensajes y fotografías que dejaban los visitantes en homenaje a tod@s l@s caíd@s y, la verdad, era muy triste verlo, pues algún@s de l@s que aparecían en las fotos eran realmente muy jóvenes… En fin, puto cáncer, putos accidentes de coche, putas drogas y puta vida!!! Pese a todo, Punk’s not Dead!! 

Fatal Blow

Los cabrones de la organización se habían empeñado en hacerme madrugar. El domingo también tocaba llegar pronto al recinto del Winter Gardens ya que los galeses Fatal Blow tocaban a la una del mediodía y no me los podía perder de ninguna de las maneras. Con su segundo disco, Victimized (editado por Mad Butcher), se han superado y es que está mejor que su predecesor. La actuación de los Fatal Blow se hizo muy corta, gustó a tod@s pero nos dejó con ganas de más. Bastante público viéndoles pese a la hora y pese a ser el último día del festival. Entre la audiencia, me sorprendió ver cantando los temas y disfrutando como el que más a Sebi de los Stomper 98. Sí, como suena. Si volvéis a la crónica del sábado, cuando hablaba de su colaboración con los Komintern Sect, comenté también lo de su polémica y terminé con un PERO. La continuación al "pero" es precisamente ésta. Ojalá no me equivoque, pero este tío se merece una oportunidad al menos por mi parte. Mejor cantando con los Komintern o disfrutando de los Fatal Blow como yo lo vi que posando con desechos "humanos". No sé si esto hará cambiar de parecer a much@s que lo teníais como yo en la lista negra, pero repito que me alegró verlo así y dejo constancia honesta de todo lo que vi. Mejor centrarse en grupos ambiguos o de derechas de verdad, que perder el tiempo con Perkele, Exploited y demás… Es mi opinión, vamos. 

Catlow
Suede Razors

Tras los de Cardiff me fui al acústico a descansar, pues en el último día del festi las fuerzas escasean… Vi a Catlow y me gustó, aunque reconozco que por momentos no estuve por su concierto y es por ello que entono el mea culpa. En el escenario acústico, que no es muy grande, es de muy mala educación estar hablando mientras alguien toca. Y no solo eso, pues también vi como una gente estaban sentados en una de las mesas en frente mismo de la chica dándole totalmente la espalda y cascando todo el rato. Joder, eso no se hace! El garito, a pesar de no ser muy grande, cuenta con otra zona en la que puedes hablar y gritar sin molestar a los que tocan. Ahí queda dicho. No vais a la medalla de hojalata porque los del sonido con los DOA se lo merecen más que vosotros. Tras Catlow, de vuelta por el escenario grande para ver a los Suede Razors. Su Glam Oi me encantó, pese a que prefiera a los Harrington Saints (el cantante es el mismo). No los conocía de nada y es por ello que no puedo hablar de las canciones que tocaron a excepción de una sorprendente versión que de los Red London se hicieron, la de “Wish The Lads Were Here” (del disco Last Orders Please). No sé si los Red London sabían que Suede Razors la habían grabado (me imagino que sí), pero doy fe de que se enteraron que la tocaron en directo en el festival porque estaba en un pub papeando cuando entró el Gaz Stoker y una pareja se lo comentó. Termino diciendo lo mismo que escribí en su día acerca de los Harrington Saints y su ideología política. Sin ser abiertamente un grupo político, versionean a los Angelic Upstarts, reivindican al cantautor socialista Attila The Stockbroker, y ahora con su otro proyecto versionean a los Red London. Bien por ellos, ya podría cundir el ejemplo entre otras bandas de Oi americanas que no se mojan lo más mínimo! 

1919
Eastfield
Acid Attack

El post-punk es un estilo al que últimamente estoy bastante enganchado. Esto obviamente no quiere decir que me gusten todos los grupos del género. De 1919 tenía muy buenas referencias, pero la verdad fue que me dejaron bastante indiferentes. Tras disfrutar un rato de los Eastfield, me fui a probar una banda que nunca antes había visto. Acid Attack facturaban un punk político que intercalaba sonidos cañeros con otros más oscuros o post punk. Se me ha pasado hablar de las galerías de arte del piso de arriba. Todo muy chulo e interesante de ver. No sé si los artistas vendieron mucho o poco pero algunas cosas eran realmente muy apetitosas.

Barstomer 1649
Conflict

Y hablando de Attila. Como me perdí por segundo año consecutivo al Attila con los Barstormer 1649 (año en que se derogó la monarquía en Inglaterra, duraron sin reyes 11 años), el domingo me fui al acústico a verlos en versión unplugged. Attila introducía siempre todos los instrumentos que utilizaba (los cuales eran la mar de antiguos todos), además de la temática de las canciones. Me gustó bastante su concierto pues todo sonó como a un folk de corte céltico-medieval muy guapo (eso sí, me gustaron más cuando los temas eran moviditos). Ya lo sabía, pero además de disfrutar con las canciones, también se pudo ver lo buen músico y multi instrumentalista que es el Attila, pues tocó con soltura tanto el violín como la mandolina, más todos los restantes artefactos que llevaba consigo y que eran de los siglos pasados (una especie de flautas la mar de raras). Tras el Rey de los Unos me apetecía ver algo que conociera mínimamente, por lo que elegí ir a ver a los Conflict a pesar de que los vi no hace mucho. 7 años tras ser “expulsados” del Rebellion (lo dejo entre comillas porque no se sabe a ciencia cierta qué fue lo que realmente pasó), los Conflict volvían a tocar en el mismo escenario donde precisamente lo hicieron en 2012, pero si por entonces éste se llamaba Olympia, ahora se llama Casbah. Bueno, el show que dieron los Conflict fue el habitual al que nos tienen acostumbrados. Son una apisonadora en directo y apenas paran unos segundos entre canción y canción. Pogo híper bestia y de nuevo no contaron con una segunda vocalista femenina. Eso sí, el actual cantante de Discharge se les unió a cantar en un tema. Buena nota para ellos!

Tokyo Taboo
D.O.A.

Mi idea era volver otra vez al Casbah y ver a los DOA, pero tenía algo de tiempo muerto que decidí invertirlo en dar unas ojeadas rápidas por los distintos escenarios. En el Introducing me topé con los Tokyo Taboo, quienes eran de Londres y quienes cuentan con una cantante que es la ostia. Lo mismo se arrastraba por el suelo de toda la sala que se dedicaba a hacer malabarismos en la barra fija que colocó en todo el centro de la tarima. Impactantes cuanto menos, pero no recuerdo ahora a qué ostias sonaban, lo siento. Estoy seguro de que si la tipa se hubiera dejado de tanto circo sabría decir ahora al menos qué estilo hacían… Bueno, al fin llegaban los DOA, uno de mis grandes alicientes del domingo pero que tristemente, un problema con el sonido arruinó su concierto. Esto hizo que se fuera al traste una de las actuaciones que más esperaba ver. Increíblemente, al tercer o cuarto tema, el sonido de fuera se fue y únicamente sonaba la cosa por dentro del escenario, de ahí que la banda no pareciera enterarse de nada y continuara tocando como si todo fuera normal. Pero ya os podéis imaginar cómo de pobre sonaba todo por fuera… Fue desesperante ver cómo los técnicos, aunque intentaban solucionarlo, no lo lograban. Así pues, si DOA tocaron 40 minutos o así, media hora tranquilamente todo sonó como una mierda. Esto mismo les pasó a los Red Alert en 2013 (crónica aquí). En fin, una pena y pese a todo, no dudo de la profesionalidad y el buen hacer de los técnicos. Como dicen en inglés, shit happens sometimes.

The Skids con Paul Cook

La recta final del Rebellion 2019 llegaba primero con The Skids. Era la primera ve que los iba a ver y ciertamente me gustaron mucho. Quizá sonaron demasiado pop, pero cuentan con muchos buenos temas. El cantante se movía con soltura sobre el escenario mezclando pasos de Northern Soul con otros saltitos y pataditas varias. The Skids se versioneraron el “Pretty Vacant” de los Sex Pistols y Paul Cook, quien había actuado antes con The Professionals, les ayudo a cantarlo. A su vez, The Skids tuvieron el detalle de recordar también a Pete Shelley de los Buzzcocks y realizaron también una especie de versión-reprise del “What Do I get”. Cuando terminó, Richard Jobson, el cantante de los escoceses, se cantó a capella parte del “Ever Fallen In Love”. Muy guapo el homenaje!! Jobson contó a su vez una divertida anécdota en la que explicó que en su día no llegaron al número uno de las listas con no sé qué tema porque les superó el cantante melódico Leo Sayer. Por tanto, The Skids se tuvieron que conformar con el segundo puesto en los charts. Tras esto, Richard Jobson se puso a cantar una canción del tal Sayer a la par que el público le silbaba. Acto seguido, empezó a corear lo de “Leo is a wanker” a la par que la gente lo celebraba y le seguía la broma. La animadversión a dicho personaje puede que no venga solo de aquellos tiempos en los que les robó el primer puesto a los Skids, sino que además podría tener un origen distinto. Averiguando cosas sobre su persona, he descubierto que tomó parte hace poco en una especie de reality show tipo “Salvados” pero a la inglesa, y que por su carácter no cayó nada bien a la audiencia. Volviendo al concierto de los Skids, decir que se me hizo corto y que acabaron con su himno entre los himnos: “Into The Valley”. 

The Damned
Setlist

Estaba hecho polvo pero quedaba la guinda del pastel. The Damned iban a poner el punto y final al festival y había que darlo todo. Amo a los Damned, pero reconozco que si los vas a ver cuando giran solos te puedes llegar a aburrir un poco o mucho según el repertorio que hagan. Pero la ventaja de verlos en el Rebellion es que van (casi siempre) a por faena de principio a fin. Esto quiere decir que se dejan de desvaríos psicodélicos y se decantan por ese punk rock de corte gótico que tan bien ejecutan. Otra vez no tengo palabras para describir la actuación que dieron Vanian y compañía esa noche en el Empress. Llevo desde el año 1988 asistiendo a conciertos y si hiciera una lista de mis diez conciertos favoritos de todos estos 31 años, sin duda alguna este de los Damned en el Rebellion Festival de 2019 estaría entre los 5 primeros. Y es que fue una puta pasada!!!! He conseguido en Facebook una foto del setlist, por lo que así os podéis hacer una idea de lo que cayó... Que la de “Smash It Up” sonara por la mitad ya fue una señal de que en esta ocasión todo sería diferente. L@s que estuvimos allí sabemos que lo fue y me siento un privilegiado al haberlo podido presenciar. Aparte de la música estaba el público, que como siempre se entregó como si el mundo se fuera a acabar tras su actuación. Ríos de sudor corrían por la sala mientras yo me dejaba llevar en volandas por la marea de pogueadores… La apoteosis final llegó con la grandiosa versión de Plastic Bertrand retitulada “Jet Boy, Jet Girl”. Acto seguido el grupo se fue para los camerinos quedándose solamente el Captain Sensible rezagado, momento que aprovechó para realizar un memorable y cariñoso calvo a toda la audiencia. Y ya está, esa es mi última imagen del Rebellion 2019, el trasero del Captain Sensible. Bienaventurados seáis l@s que hayáis conseguido una entrada para su show especial de Londres en octubre llamado A Night of A Thousand Vampires

Un saludo a toda la gente que conocí y con la que traté. Hasta el año que viene si no pasa nada raro… 

- Medallero. Oro: The Damned. Plata: Suede Razors. Bronce: Fatal Blow. Hojalata: Sonido en los DOA. 

- También tocaron: The Dwarves, King Kurt, Frenzy, The Chamaleons, Dr. Know, The Professionals…

No hay comentarios: