lunes, 26 de septiembre de 2022

Crónica concierto 50ª Aniversario Cock Sparrer (10-9-2022)



Cock Sparrer. Roundhouse (Londres). 10 de septiembre de 2022.

Tan solo un año atrás, septiembre de 2021, vivíamos con el fantasma del covid y cierto mono de conciertos, por lo que cuando Cock Sparrer anunció un bolo “especial” por su 50 aniversario no hubo que pensar mucho para sacar entrada, vuelo y hotel casi del tirón. Vista la acogida, el grupo añadió una fecha más, el viernes 9. Más tarde anunciaron conciertos en Madrid en primavera, Arrasate en julio (Mondra & Roll) y en diciembre tocarán en Barcelona. Daba igual, un bolo de Cock Sparrer, más en Londres y acompañados de amigos, es garantía de diversión. 

En fin, se acerca la fecha y dos días antes la reina Isabel II se va al otro barrio. Tras atender de reojo a la televisión, donde infraseres orgullosos de ser súbditos lloran o portan flores son amplificados, uno llega a pensar que los ingleses son capaces de cerrar el país y anular todo lo habido y por haber. Es más, hasta John Lydon, otrora Johnny Rotten, se sumó al coro de meapilas mostrando su pésame en Twitter. There is no future… in the punk?



Bien es cierto que en Londres algunos escaparates y, sobre todo, los periódicos, el metro y las marquesinas de autobuses lucían la misma imagen de Lizzy, en un bochornoso ejercicio de culto a la personalidad y vomitiva apología de un régimen político medieval. Sin embargo, a pesar de que por el centro de Londres pululaba algún membrillo portando flores en honor de la difunta, la city hacía vida absolutamente “normal” (gente currando; mendigos en las calles; Camden Town hiperturistificado), contrariamente a lo que han narrado las interesadas crónicas que recibimos en, ¡oh, casualidad!, otro Reino de mierda. Así pues, Isabel II acabó convertida en meme y excusa para dar rienda suelta a nuestro humor negro. 

Entrando ya en materia musical, el concierto se celebró en una sala grande de estructura circular y 2 plantas; arriba con asientos y abajo de pie. A pesar de la separación y la seguridad, con un poco de ingenio y picaresca era posible colarse abajo. Por lo demás, la priva, cara. La media de edad, alta. Mucha camiseta de los Sparrer y mucho skin, local y foráneo (St. Pauli, Catalunya, Euskal Herria…). 

Lo “especial” del bolo consistió en dos pases diferenciados, con un descanso en el intermedio. En la primera parte, tal y como anunció el cantante Colin tras saltar al escenario en solitario para cantar “Out On An Island”, tocarían temas “raros” y/o canciones que se habían caído del repertorio habitual o que jamás habían tocado en directo. Además, en algunos temas les ayudaron dos músicos más, al teclado y a la guitarra acústica. Por si fuera poco, entre canción y canción proyectaron unos vídeos donde los integrantes y el sexto Sparrer (según cuentan, un colega de toda la vida que hace las veces de pipa o similar), hablaban de la historia del grupo y de algunas canciones. Como aquello carecía de subtítulos, quienes tenemos el Certificado Oficial de Inglés nivel Muzzy, Big Muzzy, no nos enteramos de mucho y no pillamos ni un puto chiste. Paco Martínez Soria en Londres, versión punk. 



En este primer round, cayeron “We Love You” (versión de los Rolling), “Chip On Your Shoulder” (buena acogida), “I Need A Witness” (buen corte, aunque quizás muy largo) y “Bats Out” (basado en una historia real, según dijeron). Punto y seguido para “I Live In Marbella”, cuya letra sobre un robo perfecto en un banco y posterior huida, aseguraron, es pura ficción. Lo cómico del asunto es que el rótulo que proyectaron en la pantalla mostraba el título de la canción acompañado de un sombrero mexicano. ¿Desconocimiento o la misma cagada del CM del Glasgow Rangers cuando ubicó Sevilla en México, o al menos confundió un sombrero sevillano con uno mexicano?

Siguieron “Battersea Bardot”, una tranquila balada a mayor gloria de la actriz Carol White, y unos cuantos temas de su época más reciente, entre los que cabe destacar “One By One” y “Take It On The Chin”, este último incluido en un recopilatorio. Ambas canciones tienen calidad y pegada suficiente como para engrosar el “Repertorio A”. Claro que son muchos los temas y he aquí el dilema: ¿qué otros temas podían haber ocupado este primer pase? A bote pronto, se nos ocurrieron “Is Anybody There?”, “Last Train To Dagenham”, “The Sun Says” o “Bird Trouble”. Una lista a la que se podrían sumar tranquilamente “Trouble On The Terraces”, “Did You Have A Nice Life Without Me?”, “Spirit Of 76” y más aún. Cuestión de gustos, sí, pero prueba también de la capacidad de la banda para producir grandes canciones. 

Tras un descanso para el avituallamiento, llegó el turno del repertorio habitual, el elegido para esta gira de 50 aniversario, pues el bolo fue muy similar, por no decir idéntico, al que ofrecieron en Arrasate. Si en julio la baja del bajista la suplió un tal JJ, de Last Resort, y el bolo duró una hora exacta, en Londres no hubo baja alguna y la segunda parte del concierto se fue hasta la hora y cuarto. 

Arrancaron como siempre, sirenas al ritmo de “Riot Squad” y pogo automático. El ritmo no decayó en ningún momento, pues tienen himnos, nuevos y viejos, más que de sobra para mantener el nivel del concierto por todo lo alto. Así que el público coreó todo-todito con ganas: “Argy Bargy”, “What´s It Like To Be Old”, “A.U.”, “I Got Your Number” y un largo etcétera. Detalles a destacar: con “Because You´re Young” la pantalla proyectó viejas imágenes de la banda y fotos familiares; insertaron muy finamente “Droogs Don´t Run” en medio de “Teenage Heart”; y como viene siendo habitual, dedicaron “Tough Guys”, ésa que dice que “incluso los tipos duros necesitan a alguien a veces”, a los skinheads. Fin de fiesta con “Suicide Girls”, “England Belongs To Me” (Colin golpeándose el pecho repitiendo “to me, to me, to me”) y “We´re Coming Back”. 



Probablemente, el sonido de guitarra(s) no fuera lo nítido o limpio que hubiéramos deseado, algo tan cierto como que Cock Sparrer nunca defraudan. Servidor les ha visto siete veces por lo menos y jamás han dado un mal bolo. Son un valor seguro, se han cuidado ellos y han cuidado la banda, sobre todo durante los últimos 15-20 años, procurando no desgastarse en directo y facturando buenos discos en estudio, algo que muy pocas bandas del 77 pueden decir sin sonrojarse. En parte, quizás se deba a su nivel de autoexigencia, que deberán medir bien a partir de ahora. Porque están en una forma notable, sí, pero tienen ya una edad. ¿Seguirán en activo, por ejemplo, dentro de 10 años?

Por último, decir que salvo una camiseta “fea”, no vimos nada particularmente reseñable. Evidentemente, al salir de casa y del ambiente de caras conocidas, cabe preguntarse qué se esconde tras tanto Fred Perry y camisa de cuadros. Más tarde, en cambio, nos hablaron de un par de anormales pidiendo supuestamente taxis en alguna canción y un incidente fuera de la sala que se saldó con un tío reventado en la acera en medio de un copioso charco de sangre. 

Fuck nazis está dicho, ¿no?

- Ver concierto en YouTube

- Texto: Automatic Lover.
- Fotos: Facebook Cock Sparrer. 

martes, 20 de septiembre de 2022

Crónica del Festival Homenaje a Josu Ostiada Oi! (3-09-2022)



HOMENAJE A JOSU OSTIADA OI! 

En octubre de 2021 fallecía en accidente de tráfico Josu, bajista de Ostiada Oi! y Porrón & Kuentanueba. A fin de rendirle homenaje, sus amigos organizaron un festival, celebrado el pasado 3 de septiembre al aire libre en Elgeta, en el que se reunieron una docena de bandas (finalmente Orreaga 778 se cayó del cartel), representativas todas ellas de aquel movimiento conocido como Bardulia. Buena parte de estas bandas están inactivas o actúan muy puntualmente. 

Empezando a las 3 de la tarde, el festival se desarrolló con una puntualidad exquisita; es más, con adelanto sobre lo previsto. Dado que cada grupo tenía asignados 40 minutos, todos ellos fueron al grano, cosa que es de agradecer en un festi con tanta banda. 


Empezaron Material Rechazado. A destacar su cantante, dándolo todo en el escenario… y debajo de él, pues bajó a cantar con el público alguna canción. Tan a gusto estaba que permanecería a un lado del escenario durante los siguientes dos bolos, haciendo coros, etc… Antes de eso, el grupo nos regaló “Bakarrik”. ¿Sabes esa sensación de reencuentro con un temazo, cuando tu cerebro cree haber olvidado algo y, de repente e inesperadamente, te lo pone de nuevo en los morros? Pues eso, semana posterior al bolo y todavía oyendo el tema en bucle en el puto Youtube


Siguieron Never Surrender, primer plato fuerte. ¿Por qué? En su día ya demostraron un gran directo, con un sonido arrollador, velocidad no exenta de melodía y buenas guitarras, y letras excelentes, bien al tratar temas sociales/políticos, bien al tocar asuntos más introspectivos. Empezaron con “Latorrizko dominak” y siguieron con “Panpinak eta metrailetak”. En alguna ocasión el cantante no llegaba, algo lógico por la inactividad, pero el grupo sonó compacto y verles en directo de nuevo fue una gozada. Como sorpresa, subieron algunos miembros de Enboskada, banda con la que iniciaron andadura en forma de Split, a hacerse un par de temas, entre ellos “Amayur gaztelu beltza”. 


Turno para Des-Kontrol/Arkada Social, que se dividieron el minutaje y actuaron al alimón. DSK han recuperado viejos temas para el directo, como “Altxa gaitezen”, y ambos grupos, como otros tantos del festi, mezclaron temas de sus inicios con otros más postreros de su discografía. Así, Arkada Social tocó temas como “Esos del barrio” o “Miles de cadáveres”, contundente himno anti-policial. A continuación fue el turno de Sindy Berbenas, a quienes nos perdimos (sorry). 


Jonny Gerriwelt, por su parte, andan tocando de tanto en tanto. Mientras, alguno de sus componentes formó Gatz, que ya cuentan con un par de discos en la calle, por si alguien quiere seguirles la pista. En cualquier caso, los de Ondarru repasaron su viejo repertorio, con canciones mayormente en inglés. No obstante, el público se entregó más con dos temas en euskera: “Haritzaren semeak” y “Ostikoka”, esta última contra los violadores. 


Pero si con una banda se entregó el público sobremanera, esa fue Hell Beer Boys. Algo tendrán sus canciones llenas de coros y ese sonido característico de guitarra para obtener tamaña respuesta. Todas y cada una de las canciones fueron bailadas, coreadas e, incluso, acompañadas de bengaleos; una constante, la de las bengalas, presente en más de un momento durante la tarde-noche, así como el recuerdo, cómo no, a Josu, en boca de todos los grupos. 



Los chicos cerveceros salieron por la puerta grande y les llegó el turno a Fridays Crew. Canciones en favor de los presos políticos, alguna más nostálgica sobre las noches en el Txarrantxa, un histórico bar de Azpeiti que sirvió de punto de encuentro y catalizador (otro más) de Bardulia, y momento álgido al versionear a Apunta, “Kaleko doinua”, junto a su cantante. Todo un himno de la movida Oi! local, como “Lagunen artean” de los Fridays, ya lo dijo Markexa por el micro y no le faltaba razón. 

Turno para cenar, por lo que pillamos por los pelos a Porrón & Kuentanueba versioneando a The Crack (“My World”). Si la vista y el oído no nos engañan, cedieron los instrumentos a unos chavales haciendo punk o, más bien, hardcore. 


Después, Neallta Fola. Quizás sus composiciones sean demasiado largas y les falte un poco de contundencia para el gusto de este inútil musical que escribe, pero es indudable que 1) el sonido de guitarra es de quitarse el puto sombrero y 2) fueron un soplo de aire fresco en la escena. Versionearon a Stiff Little Fingers y, ojo, “Spirit of Keith Moon” de los Peter & The Test Tube Babies. Y esto último, amigos, son palabras mayores. Recordad si no cómo se arrodillaba Peter ante su guitarrista en el pasado Mondra&Roll. 


Penúltimos fueron Kaleko Urdangak, una de las pocas bandas en activo-activo del festival. Están en un gran momento de forma, han completado un repertorio lleno de buenos temas, incluso han traspasado esa frontera de, digamos, la escena para ganar seguidores más allá de las calvas y las crestas. Buen bolo, y aparición de su primer cantante en el escenario, para sumarse en “Iratiko basoan”. Tampoco podía faltar “Asimilar”, una canción original de Ostiada Oi!, con quienes comparten guitarrista. 



Cerraron Ostiada Oi!, con una mujer al bajo que portara Josu. Si la memoria no me falla, abrieron con “Momentu onak” (y más tarde la repitieron), todo un jodido temazo que habla de sacar fuerzas para tirar adelante con la ayuda de los tuyos y pasar de la falsedad de la peña. Cómo no, repasaron sus viejos temas, valga “Behin betiko” como ejemplo, se hicieron “Ultrasubnormales” de Zakarrak y nos regalaron un viejo tema inédito titulado, creemos, “Ostiada Oi!”. Dicha canción es otro puto himno en su sencillez y relata una escena costumbrista cuya letra puede recordar al “Entre paredes de ladrillos rojos” de La Resistencia vía Delincuencia Sonora. Traducción aproximada del euskara al castellano: “Aún recuerdo los juegos de nuestra niñez, cómo jugábamos en las calles; (…) antaño partidos de fútbol, hoy fiestas empapadas en cerveza….”. Sería una pena que el tema se perdiera, por lo que, desde aquí, rogamos: por favor, grabadla. 

El festival terminó pasada la una y media de la madrugada. “Invasiones” de escenario, bengalas, cervezas, buen ambiente, viejos conocidos y chavalería entre el público. El Oi! no está muerto, por mucho que el festival tuviera cierto regusto “remember” (ya lo dijo Ekaitz Kaleko por el micro), aún tiene algo que decir (y probablemente, ya puestos, pulir). Sonará moñas, pero ver a chavales jóvenes abrazarse con “Momentu onak”, por ejemplo, ya es mucho. Así que el legado de una Generación, para lo bueno y lo malo, sigue ahí. 

Que la tierra te sea leve, Josu

- Texto: Automatic Lover.
- Fotos: Jon Alza. 

martes, 30 de agosto de 2022

Reseña del libro The Story Continues (Steve Ignorant)


The Story Continues. Steve Ignorant/Matthew Worley. Dimlo Productions (2022). 150 pagan. Inglés.

Este libro sería como la segunda parte de la biografía de Steve Ignorant, cuya primera entrega, llamada The Rest Is Propaganda, ya la comentamos aquí en su día. Entre ambos trabajos, Steve editó, si no me equivoco, un par de obras más, aunque una creo que era simplemente una recopilación de fotos y la otra, un compendio de sus letras. The Story Continues comienza en 2010 con The Last Supper Tour, una gira en la que Steve Ignorant interpretó el material de los Crass en directo, teóricamente, por última vez. A partir de ahí comenzará con los recitales “hablados” (Spoken Word), y un tiempo más tarde, formará Slice Of Life, donde el Spoken Word se fusionará con el formato acústico y unas sonoridades más pausadas.

Pero al seguir en activo dentro del mundillo musical habiendo sido el principal cantante y uno de los letristas de los Crass, hará que continuamente, la gente o los músicos con los que colabora puntualmente (Paranoid Visions por ejemplo), le acaben pidiendo siempre que toque material de los Crass en los conciertos que da, con todo lo que ello conlleva, pues algunos ex miembros de los Crass nunca han visto con buenos ojos nada que tuviera que ver con alargar el legado de la banda. De hecho, The Stories Continues termina con la sonada polémica y la bronca “virtual” que tuvieron los miembros de los Crass entre ellos tras la decisión de Penny Rimbaud de reeditar algunos trabajos del grupo. Steve tampoco se extiende mucho en detalles y no hace falta, la verdad, pues cuando ocurrió todo, se filtraron y se acabaron publicando todos los emails y comunicados en la red. 

Aunque todo esté más resumido, The Story Continues tiene detalles interesantes, como cuando Steve nos explica lo bien que se lleva con los Cockney Rejects, con quienes a priori y según el “folklore punk”, se deberían de odiar porque eran en teoría polos opuestos dentro de la escena. E incluso en el último párrafo del libro, Steve explica cómo el Wattie de los Exploited se pasa a saludarlo y charlan amigablemente en el camerino… Y es que pese a sus diferencias, al fin y al cabo todos eran y siguen siendo PUNKS!

domingo, 21 de agosto de 2022

Cuarta crónica Rebellion Festival 2022 (Domingo)


Como es ya costumbre en mí, al último día del festi llegaba roto por los cuatro costados. Pero había que aguantar sí o sí porque los SLF cerraban el Rebellion este año, así que dosificándome, tenía que intentar llegar en el mejor estado posible a mi gran cita. Quería un buen final porque, sin estar seguro al 100%, creo que esta edición va a ser la última vez que asista los 4 días seguidos del festival. La inflación más el Brexit han hecho que todos los precios se disparen una barbaridad y aparte, tampoco creo, sinceramente, que la organización del Rebellion me vaya a sorprender mucho más en el futuro. Volveré sin duda, pero serán solamente días sueltos a no ser que mi situación económica mejore ostensiblemente (chiste malo). Vamos pues con lo que dio de sí el domingo. 




Acidez. Los mexicanos eran un buen método para espabilarte a base de bien si todavía andabas medio dormido. Much@s estaban tan expectantes, que comenzaron a poguear incluso cuando el grupo estaba aún probando sonido. Cuando empezó de verdad la descarga punk-trash, much@s enloquecieron con la banda a pesar de que el cantante estaba bastante ronco. A destacar un individuo que estaba súper pillado y que se tiraba constantemente por el suelo revolcándose por la mugrienta pista de baile. Qué grande jajaja! 

Ultra Sect. No vi terminar a los mexicanos porque me habían recomendado ver a este grupo de Oi de San Francisco. No estuvieron mal pero tampoco encontré que fueran nada del otro jueves. Pecaron en mi opinión de sonar algo anodinos o lineales. 

The Insane. Tras ellos me decidí por esta banda de los 80 que se habían reformado para la ocasión y de los cuales únicamente conocía los temas que incluyeron en el famoso recopilatorio Punk and Disorderly. The Insane se lo hicieron bien y recuerdo que alternaron canciones propias con algunas versiones de los Ramones o de los Dead Boys. Su bajista parecía recién venido de una boda. 




Patriot. Los americanos Patriot estuvieron bien el rato que los vi (otra vez las dichosas coincidencias!!!). Al tercer tema o así, el cantante recordó a la audiencia que pese a llamarse como se llaman, no tenían nada que ver con el fascismo, racismo o ideología alguna de derechas. Toda esta polémica, por supuesto, venía de internet y más concretamente de Facebook. En fin, mirad la camiseta que lucía uno de los guitarras y decidme qué otros grupos yanquis se posicionan tan claramente como ellos… 

Lumpen. Los italianos Lumpen me sorprendieron muy gratamente. Se lo hicieron de lujo y derrocharon energía y buen rollo a raudales, cosa que hizo que el público se enganchara a ellos. Bajo y guitarra me imagino que serán hermanos, porque eran casi clavados. No recuerdo ahora con quién de los dos hablé, pero uno de ellos me comentó que vivió un tiempo en Valencia por trabajo, por lo que se podía defender bastante bien en castellano. Ellos por eso se han pasado con su último trabajo de cantar en italiano al inglés, y bueno, el resultado al menos en el concierto que dieron en el Rebellion ya digo que estuvo muy bien. La simpática Jenny Woo les acompañó en dos canciones, “Stay With Us” (creo) y el “Qué será será”. Muy buenos! 

The Drowns. De esta banda de glam-punk rock vi solamente la parte final de su actuación y muy bien, pese a no ser el glam mi estilo de música favorito aunque lo mezclen con el punk. Uno de los temas que les oí fue precisamente una versión del “Ballroom Blitz” de los Sweet, uno de los grupos clásicos de este género. 



Ruts DC. Al escenario Empress llegué en la parte final del concierto de los Uk Subs. No pude llegar antes debido a la larga cola para entrar que había. Visto el panorama, ya no me moví de ahí el resto de la noche para evitar sobre todo los problemas para entrar de nuevo, ya que estaba claro que se iba a petar y de todas formas, en esta sala me iba a despedir del Rebellion Festival este año. Los Ruts DC estuvieron geniales como siempre. Si tuviera que ponerles alguna pega, esta sería que tocaron demasiadas canciones de un nuevo álbum que saldrá en breve. Así, nos tuvieron expectantes por un buen tiempo hasta que cayó toda (o parte) de la artillería pesada que tienen. “Babylon’s Bruning” fue el broche final y habrá que escuchar ese nuevo trabajo que está al caer a ver qué tal…

Stiff Little Fingers. Y qué puedo decir de mis amados SLF? Pues que fue una pasada pese a que Jake Burns estaba casi sin voz. Repertorio increíble y al verlos por las primeras filas en medio de un pogo brutal, casi que escuchaba más a la gente cantando que al propio Jake… Nunca he visto a los SLF en Glasgow o en Belfast (dos de los sitios donde se dice que tienen siempre una mayor recepción), pero claro está, los he visto varias veces en el Rebellion, por lo que en mi opinión, como el público del Rebellion, NADA. La gente respondió de manera increíble y fue una locura presenciarlo in situ. Incluso se hacían mini muros de la muerte en los comienzos de algunas canciones aprovechando los cambios de ritmo del principio, lo que fue ya la re ostia!! Fue una pasada por todos los himnos que nos regaló el grupo y por cómo la gente lo vivió abajo en la pista de baile. Los he visto mogollón de veces y aun así no tengo palabras para describiros el pedazo de concierto que dieron. Si son los putos amos, se dice y ya está, PUNTO. En definitiva, colofón perfecto a mi aventura en el Rebellion!!! 

- Medallero. Oro: Stiff Little Fingers. Plata: Ruts DC. Bronce: Lumpen. Hojalata: Inflación y Brexit

- También actuaron: Billy Bragg, Tom Robinson Band, Buzzcocks, Conflict, Theatre of Hate, Evil Conduct…

Tercera crónica Rebellion Festival 2022 (Sábado)


El sábado era sin lugar a dudas el día más fuerte del festival. El problema para mí fueron las dichosas coincidencias en los horarios de bandas que quería ir a ver. Es muy jodido tener que escoger qué grupo ver cuando dos bandas que te gustan se solapan en el mismo horario, pero no había otra. El festival comenzaba cada día a las 12:30 del mediodía y a la una y pico ya tocaban grupos muy interesantes, pero me hago viejo y este año no me dejé ver antes de las dos, lo siento. Por lo demás, decir que, aunque tocaban los Cock Sparrer, este año no hubo apenas cerdos por Blackpool, más que nada porque se ve que les salió mal la jugada con la sala que querían alquilar, y al final no pudieron hacer su festival paralelo para bastardos. Que os jodan! Vamos ya con el pequeño maratón que me hice el sábado sabadete. 




Crashed Out. Bien, tienen un excelente nuevo trabajo en circulación y la única pega que les pondré es que me hubiera gustado escuchar más temas de dicho disco, pero en fin, apenas tocaron 35 o 40 minutos… 

The Webb. Esta banda debutaba en el festival y pienso que no dejaron a nadie indiferente, sobre todo por tocar un estilo algo diferente a lo que suele haber en el Rebellion y por esa puesta en escena que tienen, la cual es bastante original e impactante. Su Gotic Synth estuvo muy bien y como suelen hacer, adaptaron a dicho estilo algunos clásicos del punk como Exploited y otros.

Sudor Obrero. Con los chilenos comenzaba la locura y el caos. Llegaba el momento de las dolorosas coincidencias y es por ello que únicamente los vi unos 20-25 minutos. Pero qué pasada de concierto y qué gran ambiente que hubo!! En esa misma sala pude ver hará unos años a los argentinos 2 Minutos y no seríamos más de 100 personas viéndoles, mientras que Sudor Obrero casi petan el Arena por completo. El público se enganchó a la buena mezcla de Oi clásico y alemán que hacen, destacando su cantante, el cual es un excelente frontman que sabe conectar muy bien con la audiencia. Directos a mi medallero.



Bull Brigade. No vi terminar a los chilenos porque se solapaban con mis amados Bull Brigade, hoy por hoy, uno de mis combos favoritos dentro de la escena HC-Punk-Oi europea. El problema fue, muy a mi pesar, que sonaron muy mal y que no hubo apenas público viéndolos. Si a eso le sumas que tuvieron un problema con una guitarra al comienzo de la grandiosa “Mai Confonderla”, pues el resultado fue un concierto algo irregular y frío. Espero que les den otra oportunidad y vuelvan próximamente, pues fueron añadidos al festival bastante tarde para reemplazar algún grupo que se cayó del cartel a última hora, cosa que sin duda hizo que muchos de sus incondicionales faltasen a la cita. 

Himnos. Tras los de Turín, pillé un par o tres de los últimos temas que se hicieron los mexicanos Himnos, y aunque alguien diría que no es suficiente para formarse una opinión de ningún concierto (muy cierto), el recuerdo que tengo de ellos es que se equivocaron al comenzar una canción hasta un total de tres veces… Lo siento, pero ese detalle no muy positivo fue el que se me quedó de su actuación. Pero estoy seguro de que la cosa les fue en general bien y destaco de nuevo la gran afluencia de público que tuvieron (hubo una gran presencia de latinoamericanos este año en el festival). 






Homenaje a Mensi. Qué chungo y qué mal empezó el Homenaje al Mensi. Qué fiasco fue oír cantar el “Two Millions Voices” al John Robb (Membranes/Goldblade). Tras él parecía que quien tenía que salir se rajó o lo que fuera, y tuvieron que ser los dos guitarras de los Upstarts quienes sacaran hacia delante el concierto. Odio los karaokes pero afortunadamente, la cosa fue mejorando tema tras tema y, aunque algunos colaboradores ciertamente no estuvieron para nada a la altura (TV Smith por ej), al final todo quedó muy bien y el público abajo, agradecido, hizo el resto: esto es, desgañitarse cantando y volverse loco bailando pogo. Otros colaboradores/as de la velada fueron el cantante de los Subalternos, Fiona Slalom D, Patty Smith Red London, Chris Crashed Out (el mejor con diferencia), Max Splodge, Rum Lad y John Gimp Fist. Al final, con la de “I’m An Upstart”, aparte de familiares y amigos del Mensi, se dejaron ver también sobre el escenario la corista de los Gonads y el Charlie Harper de los Uk Subs. De lo que yo vi, otros grupos que se acordaron de la figura del Mensi en sus conciertos fueron los Ruts DC y los Stiff Little Fingers. Upstarts, Ruts y SLF, la Santísima Trinidad del punk para mí!!! HASTA SIEMPRE MENSI!




Cockney Rejects. Ya sabéis que los Rejects se van a separar tras la que será su última gira que harán en 2023 (lo mismo parece ser que van a hacer los Uk Subs). Así pues, tocaba verlos esta edición del Rebellion. Además presentaban nuevo disco, y aunque no me lo pillé, por lo escuchado, promete. Es curioso, pero hace años, si leéis las crónicas de los conciertos de los Cockney Rejects que hacía, veréis que no me gustaba su directo. Alguien les tuvo que dar el toque porque hoy por hoy, tienen un sonidazo en concierto que es una pasada y eso se agradece, pues es un gozada bailar todos los himnos que tienen. Ya sabéis, aprovechad y verlos si podéis, porque se nos van a ir pronto.

Henry Cluney. Aperitivo Stiff Little Fingers en acústico antes de que llegara el domingo. Henry Cluney no defraudó e hizo el show de siempre (incluidas las bromas), por lo que genial! Todo el mundo al principio estábamos sentados, pero un par de tías se pusieron a bailar y empezaron a levantarnos a todos de las sillas, por lo que el final fue muy guapo con todo el público arropando al buenazas del Henry a menos de un metro de distancia de él. Jake Burns, devuelve al Cluney a la formación de los Fingers ya, por favor!!! 

The Chisel. La nueva sensación de la escena punk-Oi y uno de los grandes alicientes del Rebellion para mí. Su explosiva mezcla de Oi, hard core y UkPunk82 fue la ostia. Y cuando digo la “ostia”, lo digo en literal, porque hubo unos pogos tan bestias (mitad círculos, mitad el de siempre), que daba miedo meterse a bailar sin tener un seguro de vida decente por medio por lo que te pudiera pasar… Pegadles una oída en su Bandcamp y os aseguro que la cera de vuestras orejas se desintegrará sola. 

- Medallero. Oro: Homenaje a Mensi (pese a todo). Plata: Sudor Obrero. Bronce: The Chisel. Hojalata: dolorosas coincidencias.

- También actuaron: Exploited, Rezillos, Bob Vylan, 999, Los Fastidios, Cock Sparrer…

martes, 16 de agosto de 2022

Segunda crónica Rebellion Festival 2022 (Viernes)



El viernes a priori no era un día tan fuerte como iba a ser el sábado, pero a mí particularmente me encantó todo lo que vi y disfruté mucho como siempre. No todo fue positivo. Ese día me pasé por el Rebellion Remembers, donde se homenajean a tod@s los punks que ya no están entre nosotros, y con tristeza, vi la foto de un punk que me caía muy bien y no sabía que había fallecido. Aunque alguna vez hablamos, no lo conocía en profundidad, pero sus chupas con parches de bandas punks que siempre llevaba nunca faltaban en la sección que hace tiempo solía hacer en el blog llamada “Watch your Back”, y es que todas las que se hacía eran una pasada y muy originales. Descansa En Paz amigo. No sé si fue la pandemia, pero está claro que el Covid pasó factura en la comunidad punk, pues la pizarra con las notas de recuerdo a l@s caídos estaba repleta este año. Pero hay que seguir, así que vamos con lo que vi el sábado. 




Takers & Users. Irlandeses. En el Rebellion es importante comenzar viendo un grupo guapo porque así se te cargan las pilas rápido. Y los Takers and Users se lo curraron a base de bien. Street punk potente con buenos coros y buen guitarreo. A tener en cuenta esta gente. 

Newtown Neurotics. Vaya conciertazo que se marcaron los Neurotics! Fueron de menos a más y me acabaron atrapando a base de bien. Ellos son uno de los pocos referentes de grupos claramente de izquierdas que quedan en activo de la generación de bandas de finales de 70. Abiertamente militantes, a veces pienso que no tienen el reconocimiento que se merecen, pues Steve Drewett y sus Neurotics estuvieron involucrados en casi todos los fregados políticos de los 80-90 en Inglaterra. Os dejo un tema para oír: “Newtown People”.

The Take. Los neoyorquinos me gustaron más en directo que en disco. Y es que sonaron cojonudos. Ese Oi que facturan tan peculiar, con “alguna influencia” que otra del NYHC, me entró muy bien e hizo a su vez que el público que los estuvo viendo disfrutara de lo lindo con ellos. Os dejo con “Revolution Now”, que es una muy buena canción!




From The Jam. El viernes fue el único día de todo el festival que pisé el escenario al aire libre llamado R Fest. From The Jam sonaron muy sosos en mi opinión, he visto a otros grupos tributo a The Jam en Inglaterra que se lo curraron mejor. Pero claro, ninguno de ellos cuenta con el Bruce Foxton en sus filas. Los dejé sin pena ni gloria, la verdad. 

Moscow Death Brigade. Con los MDB volvió lo bueno. Tenía mucha curiosidad en ver cómo el público del Rebellion respondería ante los moscovitas y el resultado fue el esperado. Sala petada en donde no cabía un alfiler y bailoteo tecno-hc de principio a fin. Brutales y reivindicativos como siempre. Spasiba MDB!

The Undertones. Tras los rusos me pasé por última vez por el escenario del paseo marítimo para ver a los Undertones. Siempre que los veo me quejo del poco “movimiento” que hay entre el público tan pureta que los siguen. Por tal motivo, en una ocasión comenté en el blog que estaba seguro que un concierto de los Undertones en el Rebellion sería una locura de pogo sin parar. Me equivoqué. Fue lo mismo que había podido presenciar previamente. Público muy veterano que apenas se movía y si lo hacía, era sin molestar al de al lado. Un fiasco, pero bueno, los grandes temas que se hicieron los de Derry me encantaron, por supuesto. 




Sham 69. Los mejores sin duda del viernes. El repertorio fue un Grandes Éxitos de la banda con un coro de más de 3.000 personas abajo desgañitándose cantando y bailando. Estuvieron inmensos y fue una locura! Pero como veréis, otorgo a Jimmy Pursey (solo a él, no al grupo), la medalla de Hojalata. ¿Por qué? Por lo que hizo en el pasado Barna´n´Roll. Se ve que al Pursey no le sentó muy bien que los Sham los programaran antes que los Toy Dolls, por lo que el ofendidito se negó a actuar llevándose, cómo no, toda la pasta con él. No sé cómo ha terminado el asunto a nivel del dinero, pero vaya tela!

The Ramonas. Un Rebellion casi perfecto para mí es cuando puedo disfrutar del repertorio del It’s Alive de los Ramones. Y hoy en día en Inglaterra son Las Ramonas las que se ocupan de ello. Tremendo setlist (incluso las que se hicieron propias molaron mucho), y qué más puedo decir aparte de que se me caía la lagrimilla a la par que bailaba con los himnos de toda la vida de los Ramones!!

Bite Back. No suelo alargar el Rebellion oficial pero ese viernes hice una excepción para ver a mis paisanos de Bite Back en un garito de Blackpool (The Tache). Se lo curraron mucho y creo que se merecían haber tocado en el mismo Rebellion, pues tienen tanta o más calidad que muchas de las bandas programadas en el festi. Acabaré diciendo: “We Want The Truth”!! 

- Medallero. Oro: Sham 69. Plata: Newtown Neurotics. Bronce: Takers & Users. Hojalata: Jimmy Pursey. 

- También actuaron: The Stranglers, Booze and Glory, Steve Ignorant Crass Set, Ignite, Suede Razors, Subhumans…