domingo, 29 de julio de 2018

Crónica Desemboca Festival 2018 (21-7-2018)



Me acerqué a la segunda jornada de la sexta edición del Desemboca Festival con los dedos cruzados. Pintaba que iba a caer un tormentón, pero por suerte al final no llovió. 

Los encargados de empezar la noche fueron The 54321s, cuarteto afincado en Barcelona pero de diversas procedencias (dos británicos, un brasileño y un catalán). Tienen solo un EP de 4 canciones publicado, The Risk Of Your Life. En el concierto tocaron canciones del EP, algunos temas que creo que eran propios y alguna que otra versión. Me gustó muchísimo un cover que hicieron de Gene Vincent. Las canciones mayormente eran medios tiempos y tocaban una mezcla de estilos de los años 50 y 60. Instrumentalmente me parecieron una pasada, pero sobre todo lo que más me gustó fue la increíble voz de la vocalista y guitarra rítmica, Natalie Ross

The 54321s

El segundo grupo que salió tenía muchas ganas de verlos. Bobkat 65 es una banda muy influenciada por un subgénero del garaje que se llama Kiddie Garaje. Este subgénero englobaba a aquellos conjuntos de los 60’s cuyos miembros eran preadolescentes o adolescentes. En su mayoría, estas bandas utilizaban guitarras del modelo Bobkat, de ahí el nombre de este combo asturiano formado por Ana a la guitarra y voz, Paula al bajo y voz, y Diego a la semibatería (bombo, caja y charles). 

Tocaron temas de su único LP This Lonely Road, algunos de sus singles y también nos presentaron algunas canciones del nuevo disco que van a entrar a grabar en unas semanas. Me encantó la sencillez con la que interpretaron sus canciones, dieron un concierto de 10, no me extraña que tengan tan buenas críticas a nivel nacional e internacional. 

Bobkat 65

Los terceros en salir fueron Los Tones, banda procedente de Sydney. La verdad que a estos australianos no los tengo muy controlados. Tienen un par de LP´s. Me gustaron mucho, hacen un garaje psicodélico con mucho fuzz, el sonido era energético, sus ritmos lisérgicos y al no parar de brincar en el escenario, contagiaron al público que disfrutó mucho de su actuación. 

El ambiente era muy guapo, entre rockero y de fiesta mayor de pueblo. Hasta el momento los conciertos habían sido cortos, sin bises y con intervalos cortos entre grupo y grupo, cosa que se agradece cuando hay tantas bandas en el cartel. 

Los Tones

Llegó el turno de los daneses Powersolo. El grupo llega con un nuevo LP y un EP bajo el brazo y con cambios en la formación. Esta banda es ya veterana, con alrededor de 20 años. La nueva formación es un trío de dos guitarras y batería. Intentar encasillar a Powersolo en un estilo musical es imposible, es el grupo más original y loco que he escuchado últimamente. 

Tocaron las canciones más rockanrolleras de su repertorio como “Canned Love” o “Boom Babba Do Ba Dabba”, aunque también hubo hueco para cosas más exóticas como "Ana Bhebak". Se metieron al público en el bolsillo en seguida. El frontman Kim Kix no paraba de hablar y hacer excentricidades como bajarse del escenario y subir con un cubo de basura. Personalmente, al ser conciertos cortos hubiera preferido que hubiesen hablado un poquito menos y hubieran ido un poco más a piñón para poder escuchar alguna canción más. 

Powersolo

Al acabar el concierto, la gente empezó a silbar y a llamarlos al grito de motherfuckers. Volvieron a salir al escenario, nos dijeron que ellos también nos querían a nosotros y se tocaron “Juanito” (especie de ranchera con chapurreo en español) y el temarraco rockabilly “Tornado”. Flipé en colores con Powersolo, si tienes ocasión, no te los pierdas en directo. 

Larga vida al Desemboca Festival, menudo cartelazo y encima gratis!!! 

Carlos RH

1 comentario:

Vanessa Rodríguez dijo...

A ver cuando me llevas a un Festival de estos jjj🔝🔝👌👏👏