lunes, 21 de mayo de 2018

Crónica La Banda Trapera en Terrassa (19-5-2018)


La Banda Trapera del Río. Faktoria d’Arts (Terrassa). 

A mediados de los 90´ y tras su regreso vi a La Banda Trapera del Río en 3 ocasiones; en 1994 en la Sala Cuore de Rubí, ese mismo año en la Vértigo de Castelldefels y en 1996 en la Arzobispo de Barna. También asistí a la Sala Garatge, pero me quedé sin entrada. Prácticamente 22 años después tuve la ocasión de disfrutar de nuevo del rock macarra y chorizo de la Trapera, quienes dieron un repaso a todos sus clásicos como "Curriqui de barrio", "Venid a las cloacas", "Monopatín", "La Regla"… etc. Me llamó la atención que tocaran sin el guitarra rítmico, desconozco el motivo, así que la formación para ese concierto fue Morfi a la voz, Jordi "Subidas" al bajo, Raúl Pulido (hijo del difunto batería Juan Pulido fallecido en 2010) a la guitarra, y Boliche (Ex Subterranean Kids) a la batería. 

Nos encontramos con un Morfi que anda ya cerca de los 60 años, por lo que ya no pega esos enormes botes ni sale a escena como si tuviera ataques de epilepsia como hacía en antaño. Aparte (como fue el caso en la sala Garatge en 1993 subiéndose a los amplificadores y metiéndose el micro por el culo), sigue provocando, pero de una forma más sutil. Donde sí que no ha perdido ni un gramo de fuerza es en la desgarrada voz que le caracteriza, pues empezó el concierto de la misma manera que lo acabó, sin decaer en ningún momento. 

Raúl incombustible y con buena técnica a la guitarra supo defenderse muy bien, ya que no es fácil salir a escena a substituir al difunto Tío Modes ("Metralleta") fallecido en 2004. A modo de curiosidad, no tocó como lo suele hacer con la misma Gibson Les Paul Custom asesina del Tío Modes, sino con una Gibson SG (modelo que está más que popularizado por Angus Young de AC/DC). Jordi "Subidas" a las 4 cuerdas tocando siempre con precisión y justo al tiempo, y del batería Boliche, como todo el mundo sabe salido de la cantera hardkoriana barcelonesa, decir que estuvo imparable con los tambores. 

La sala no estuvo del todo llena, por lo que se pudo ver el directo desde primera fila sin problemas. Siempre he pensado que es un lujo poder ver a grupos de calidad y que no arrastren grandes masas, ya que así los puedo disfrutar a mis anchas. El sonido fue espectacular, se entendía perfectamente la música y la voz y hubo pogo constante, sobre todo en los temas clásicos, en los que posteriormente Morfi se daba un paseo dándole la mano a los asistentes, por lo que el ambiente fue inmejorable. 

Noche Trapera por todo lo alto ofrecida por los pioneros del Punk en la Península (aunque dicen la malas lenguas que los de la Trapera nunca supieron lo que era el Punk porque ellos eran barriobajeros de verdad). Terminaron el show con la célebre "Ciutat podrida", único tema con texto en catalán de la banda compuesto en la última etapa del franquismo. En definitiva, tal como declara el mismo Morfi: "Rock and Roll por cojones". 

Selu.

1 comentario:

Adolfo dijo...

Esa vuelta a mediados de los ’90 fue la de ‘’Directo a los cojones’’ si no me equivoco. Aún estaban Tio Modes y Raf Pulido. Pasaron por Sevilla (Fun Club) y mantenían intacto el espíritu original de la banda, esa peculiar mezcla de rock de extrarradio y actitud punk. Un recuerdo especial tengo de Raf, que no sólo no se comía a los niños crudos, sino que era una persona que derrochaba amabilidad y cercanía. Un tío especial sin duda y una máquina a las baquetas. Un brindis por la Trapera, siempre.