domingo, 29 de enero de 2017

Entrevista a Gilles Bertin (Camera Silens)



Nunca pensé, tras subir la biografía de los Camera Silens el pasado mes de octubre de 2016, que los acontecimientos entorno a la figura de su cantante Gilles Bertin se iban a suceder de manera tan rápida y repentina. Al menos desde fuera. Porque está claro que la decisión de “reaparecer”, recuperar tu identidad original y entregarte tras 28 años en busca y captura no se toma a la ligera ni de la noche a la mañana. La historia de Gilles es increíble y como se suele decir, supera con creces toda ficción, por lo que la expectación creada en torno a su caso ha sido considerable. Además, está muy ligada a Barcelona. Y gracias a que Gilles se defiende bastante bien en castellano, esta entrevista ha sido posible, aunque como veréis, sobre algunas cuestiones aún no se puede hablar largo y tendido como era previsible. Desde ALM blog, agradecer a Gilles Bertin que aceptara contestar esta entrevista y cómo no, le deseamos desde aquí toda la suerte del mundo para encarar ese juicio que tiene pendiente. Pour la gloire!! 

ALM. Hola Gilles, ¿nos podrías decir en qué situación legal te encuentras actualmente? Sabemos que estás en libertad provisional, pero ¿sabes ya la fecha de tu juicio y cuánto tiempo puede durar todo el proceso judicial?

Gilles. Hola, desconozco la fecha del juicio, pero tendría que realizarse dentro de 1 año más o menos.

ALM. No conozco la ley en Francia, pero en el estado español tu causa ya habría prescrito tras 20 años. ¿Por qué el delito del que se te acusa no está ya prescrito si ocurrió hace casi 30 años? 

G. Porque hubo un juicio en el 2004 en el cual fui condenado a 10 años de cárcel. La fecha de prescripción sería entonces 2024.

ALM. Según tu abogado, ¿tienes idea acerca de lo que te puede ocurrir ahora (cárcel, multa, libertad definitiva, etc…)?

G. Puedo ser condenado a una pena de cárcel, espero que no sea muy elevada.


ALM. Yendo atrás en el tiempo, ¿nos podrías explicar cómo comenzaste a escuchar música punk?

G. Empecé a escuchar Rock’n’Roll muy joven con Elvis Presley y los Beatles. Después fueron los Slade, los Sweet y todo el glam rock. De ahí salté a los Stooges, Sex Pistol y Ramones. Era un adolescente rebelde y me identificaba con la actitud, la letras y la música tocada a toda pastilla. Estaba hecho para mí.

ALM. ¿Cuáles fueron tus primeros conciertos (tanto de grupos franceses como de fuera) y primeros discos o cassettes?

G. Los primeros grupos que vi en directo no eran muy punk. Fueron los Motorhead y los Jam en París. Los Motorhead tocaban tan fuerte que tuve que echarme para atrás, en frente del escenario era imposible aguantar. En el concierto de los Jam casi me dan de hostias unos mods ingleses presentes aquella noche. El primer disco punk que compré fue el tercer álbum de los Ramones, Rocket To Russia, y el segundo, el Never Mind The Bollocks de los Sex Pistols. Empecé bien como puedes ver.

ALM. ¿Cómo era la escena punk de Burdeos en aquellos años 80? ¿Había más grupos punk aparte de Camera Silens?

G. No, éramos los únicos. Había más grupos punks, pero nada serio.


ALM. El rock francés está lleno de nombres y apellidos españoles. ¿Sabes si Burdeos contaba con una comunidad grande de españoles exiliados debido a la Guerra Civil?

G. Sí claro, muchos españoles y sobre todo, muchos vascos.

ALM. ¿Y recuerdas si también había en Burdeos refugiados vascos o militantes de ETA? ¿Conoces o sabíais en su día la diferencia entre los Comando Anticapitalistas y la propia ETA?

G. Sí, había muchos militantes de ETA pero como te puedes imaginar, no lo iban gritando por ahí. Sí, conocía la diferencia entre ETA y los CAA, era la misma que pudo existir históricamente entre Marxistas Leninistas y Anarquistas, con algunos matices, claro.

ALM. Como no estabas muy lejos y también había una escena punk muy grande, ¿llegaste a ir al País Vasco en aquellos 80? ¿Qué grupos vascos o del resto del estado conocíais u os gustaban?

G. Sí, llegamos a ver a los Kortatu pero personalmente, me gustaban más La Polla Records. Barricada también estaban bien.


ALM. Volviendo con Camera Silens, ¿de qué conciertos de los que distes tú guardas un mejor recuerdo? 

G. El primero. Fue la consagración de 2 años de trabajo. Ya teníamos algunos seguidores.

ALM. Referente al Chaos Festival, he leído que hubo muchos problemas en este festival pero según las fuentes culpan al grupo de motoras que hacía la seguridad y según otras, a la presencia de skins nazis. Creo que Camera Silens actuó sin problemas, ¿nos puedes explicar lo que recuerdes de dicho evento?

G. Pues eso, un ambiente tenso. Los seguratas eran unos “bikers” que no ayudaban a rebajar la tensión. Hubo muchas peleas y muchos “pelaos” dando por el culo, en fin, lo de siempre.

ALM. ¿Pudiste escuchar cuando salió el segundo disco de los Camera Silens, el “Rien qu’en trainant”? ¿Te gustó la evolución musical de tu grupo?

G. Sí, lo escuché y me gustó. Ya me gustaba el rock steady y el reggae en aquellos tiempos.


ALM. Vamos con un tema muy controvertido como es el de la droga. Mucha gente de tu generación que cayó como consecuencia de sobredosis o del sida culpa a la gran desinformación que había en aquellos tiempos como causa de todo lo que sufrieron. En algunas zonas, como por ejemplo el País Vasco, van más lejos e implican al estado en el uso de la heroína para acabar con movimientos contestatarios o revolucionarios. ¿Cómo te llegaste a enganchar y qué opinas de todo esto que comento? 

G. Sí, eran otros tiempos y la gente quería probarlo todo sin pensar en las consecuencias. Y sí, es posible que en El País Vasco el estado dejara correr la heroína para ablandar la resistencia de la juventud vasca.

ALM. Me imagino que sería necesario para mantener tu anonimato, pero ¿eres consciente de que mucha gente te daba por muerto? ¿Puedes explicar alguna anécdota que te haya pasado tras “reaparecer” en vida y encontrarte con algún amigo/a, familiares, etc?

G. Pues fue muy emotivo volver a ver a mis amigos y a mi hijo que no había visto crecer. Tiene ahora 30 años, imagínate. Muchos vinieron al día siguiente cuando supieron que estaba de vuelta. Mucha emoción, sí.

ALM. Una vez que te asentaste en Barcelona, echando la vista atrás, ¿qué diferencias encontraste entre el modo de vida aquí y en Burdeos? ¿Cómo aprendiste castellano?

G. Aprendí el castellano sobre la marcha. ¿Qué podía hacer? había que sobrevivir. Por lo que se refiere a las diferencias entre un país u otro, pues el tópico, la gente en España es más abierta y hace que la vida sea más fácil. Pero ahora todas la ciudades de Europa se parecen, no existe mucha diferencia, la verdad.


ALM. ¿Qué grupos te gustan del estado español (antiguos o actuales, punk, rock, ska, pop o lo que sean…)? ¿Conoces o has tenido algún tipo de contacto con la escena punk barcelonesa?

G. Como ya te dicho, los grupos que seguía eran todos los incluidos en el denominado “Rock radical vasco”. Los Decibelios también no estaban mal.

ALM. Por lo leído en la prensa la gente que asaltasteis la central de Brinks erais una mezcla de chicos y chicas músicos, anarquistas, organizadores de conciertos, etc. Nos podrías hablar un poco de todos ellos de forma resumida. ¿Aparte de los que fallecieron, cuál es la situación del resto, están en prisión, libres, etc?

G. Han muerto 3, uno está vivo y sigue siendo amigo mío. Es una pregunta delicada porque va sobre el asunto del atraco por el cual voy a ser juzgado. El que organizaba conciertos era Philippe, el amigo que todavía está vivo. No había ningún otro músico. Philippe por ejemplo trajo a los Decibelios a Toulouse, al festival de Tournefeuille. Tocaron junto a La Souris Déglinguée, grupo francés todavía en activo. Sobre el resto de la gente no te puedo dar más información, lo siento.

ALM. ¿Crees que hoy en día con la actual sociedad de internet, la telefonía móvil, las cámaras, etc hubiera sido posible tu fuga y tus viajes entre Barcelona y Portugal? ¿Has pensado en escribir tu historia en un libro o algo?, porque se merece al menos una buena película…

G. Sí, de hecho he empezado a escribir sobre todo aquello: mi generación, la de los años 80, la música punk y todo aquello que pasó después, tanto lo bueno como lo malo. Por lo que se refiere a mi fuga, no sé qué decirte. Ahora vivo el presente y solo me importa el futuro de mi familia. El resto, espero dejarlo claro en el libro para no volver a pensar en ello después.


ALM. ¿Cómo te has encontrado Francia tras todos estos años y qué opinas del actual contexto socio-político (Le Pen, ISIS, corrupción, crisis, etc…)?

G. Francia como el resto de Europa están peor que nunca. La extrema derecha ha conseguido convencer a la clase obrera de que son “el futuro”. Una gran parte de la población francesa no se siente querida en su país. Algunos prefieren ir a luchar por el Estado Islámico, otros van hacia el Frente Nacional, es una desgracia! No soy nada optimista, la cosa está francamente mal.

ALM. Dime ahora por favor uno o varios libros que te gusten o algunas películas que te hayan marcado. 

G. Si tengo que escoger un libro, el de “Los Hermanos Karamazov” de Fiodor Dostoyevski; y una película, la de “Erase una vez en América” de Sergio Leone.

ALM. Para terminar, la pregunta del millón: ¿es posible que Camera Silens vuelvan para grabar algo o aunque sea solo para dar unos cuantos conciertos? Merci!

G. No, creo que no.

Benoît y Gilles en la actualidad

- Biografía de Camera Silens en ALM blog.
- Facebook Camera Silens.
- Página web en Euthanasie Records
- Dossier Camera Silens en PDF

Nota: todas las fotografías de Gilles -a excepción de la última- están extraídas del dossier de Euthanasie Records.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Simplemente brutal la entrevista. Enorme. Y no menos la historia, ya resumida anteriormente.
Ojalá lo absuelvan y que Camera Silens den algún que otro bolo para celebrarlo.
Muchas gracias por tu labor.
Un saludo desde EH.
I.